The Crown 4

· Crítica The Crown 4, que ha conseguido 4 Globos de Oro.

· La serie de Peter Morgan gana el Globo de Oro como Mejor serie dramática. Josh O´Connor y Emma Corrin se llevan el Globo como Mejor actor de serie dramática y Mejor actriz de serie dramática respectivamente. Gillian Anderson se lo lleva como Mejor actriz de reparto.

Alberto Fijo se acerca a una temporada (The Crown 4) en la que Peter Morgan tensa la cuerda y hace un durísimo retrato de todo el que se le pone por delante. The Crown se convierte en una serie de terror. Una amarga parada de monstruos.

Morgan va eligiendo un acontecimiento conocido para vertebrar cada capítulo y meternos en un ambiente tóxico, bien sea en Balmoral, Buckingham o Downing Street. Lo que hace con Thatcher y el triángulo Carlos-Diana-Camila es un ajuste de cuentas tipo spaghetti western, más propio de un largo que de una serie.

Las estrategias de Morgan

La serie tiene su origen en una obra de teatro escrita por el propio Peter Morgan titulada The Audience, vertebrada sobre los encuentros entre la reina y los primeros ministros.

Hemos llegado a la cuarta temporada y las anteriores (cada una con 10 episodios) nos han ido contando las peripecias de la institución monárquica, de ahí el título The Crown.

Esta cuarta temporada abarca los once años del gobierno de la primera ministra Margaret Thatcher, que en una decisión un tanto sorprendente ha sido interpretada por la actriz norteamericana Gillian Anderson, muy conocida por haber sido la protagonista de series como Expediente X.

Más allá de las particularidades del casting, sin entrar en detalles que perjudiquen en el visionado de esta temporada, The Crown sigue siendo una serie solvente. Las estrategias de Morgan ya usadas -especialmente en la tercera temporada- se consolidan en esta cuarta entrega.

Morgan ha señalado que el plan inicial de hacer seis temporadas se abandona: la serie tendrá una quinta y última temporada. Como espectador lo entiendo y me parece lógico. Porque acabas bastante cansado de tanto royal, de tanta carita de pena, de unas tramas que no dan mucho de sí.

Este comentario no pretende ser un menosprecio a la calidad de una producción muy cuidada: los guiones son buenos, la dirección de Benjamin Caron que ya había trabajado en la temporada anterior es mucho más que correcta.

Los hechos son bien conocidos para el espectador maduro: el gobierno de Thatcher, su relación con la reina Isabel II y los conflictos familiares de los Windsor. Morgan brillaba en las temporadas anteriores y también en la película La Reina (The Queen) al acercarse a unos hechos conocidos desde una perspectiva desconocida.

Es la estrategia que vuelve a emplear, cambiando el foco de atención. Morgan acierta al no mostrar lo que no añadiría nada a lo que conocemos: la boda de Carlos y Diana fue retransmitida en directo por las televisiones de todo el mundo, por ejemplo.

Ustedes se preguntarán dónde quiero llegar… mi valoración es buena, pero sin ningún tipo de entusiasmo. La serie es muy correcta y quien haya visto las temporadas anteriores se encontrará con un relato tremendamente amargo, con una galería de personas desdichadas. Morgan es inteligente, no cae en la caricatura, pero en esta temporada ha tensado la cuerda más que nunca.

Ficha Técnica

  • País: Reino Unido, 2006
  • Fotografía: Adriano Goldman, Ole Bratt Birkeland
  • Música: Rupert Gregson-Williams
  • Duración: 4 temporadas (10 capítulos de 60 minutos)
  • Emisión en España: Netflix
  • Público adecuado: +16 años
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año