El protector: Jason no se puede quedar quieto

En El protector, un ex agente de la DEA se muda con su familia a un pequeño pueblo. Sin embargo, un traficante de drogas amenaza a sus seres queridos y a sus nuevos vecinos, de ahí que se vea obligado a regresar a la acción.

Jason Statham es un actor de cine de acción que caía bien porque sin dejar de ser un destructor reincidente en pantalla tenía una cierto talento interpretativo y de vez en cuando sabía escoger buenos guiones (Snatch: cerdos y diamantes, Transporter, Caos). Pero lleva bastantes años coleccionando títulos insulsos y Homefront es el último de ellos. Esta vez el guion es de Sylvester Stallone, que en los últimos años ha firmado algunos libretos bastante hábiles (Rocky Balboa, Los mercenarios 2).

La película es rutinaria desde el primer momento y se toma demasiado en serio cuando no hay historia para tanto. Todo tiene buen aspecto pero interesa muy poco lo que sucede en pantalla. No resulta extraño que llegue tan tarde a nuestra cartelera, apenas dos semanas antes de otra de Statham que hará mucho más ruido: Los mercenarios 3.

Sinopsis: Un ex-agente de la DEA (Agencia Antidroga) que está viudo se traslada a un pequeño pueblo para comenzar una nueva vida con su hija de diez años. El único problema es que ha elegido el pueblo equivocado.

Ficha Técnica

  • País: EE.UU. (Homefront, 2013)
  • Fotografía: Theo van de Sande
  • Música: Mark Isham
  • Duración: 100 min.