Citizenfour [7]

Documental ganador del Oscar sobre Edward Snowden, un agente de la NSA que destapó el escándalo de las vigilancias ilegales.

7Dirección y guión: Laura Poitras Fotografía: Kirsten Johnson, Trevor Paglen Montaje: Mathilde Bonnefoy Intervenciones: Edward Snowden, Jacob Appelbaum, Julian Assange

- Anuncio -

Duración: 115 min. Distribuidora: Avalon Público adecuado: +16 años

USA, 2014. Estreno en España: 27 marzo 2015

Vigilar al vigilante

La norteamericana Laura Poitras (Boston 1964) es una periodista y documentalista, ganadora del Pulitzer en 2014. Con Citizenfour termina una trilogía que comenzó en 2011 con el 10º aniversario del 11-S. Su objetivo era demostrar cómo la lucha contra el terrorismo internacional está recortando severamente el derecho a la privacidad.

El documental se centra en la larga entrevista que los periodistas Glenn Greenwald y Ewan MacAskill realizaron en un hotel de Hong Kong a Edward Snowden, que quería sacar a la luz las pruebas sobre la vigilancia ilegal realizadas por la NSA estadounidense. Durante casi dos horas la directora va alternando la entrevista con escenas de juicios en Bruselas y Estados Unidos con los principales directores de servicios de información e inteligencia.

Aunque es un documental denso por la gran cantidad de información que maneja el misterioso «citizenfour» (este es el alias que utilizaba en sus primeras conexiones en Internet), la directora escoge con acierto las declaraciones acompañadas de algunas metáforas visuales sugerentes: la luz en el túnel, la destrucción de papeles confidenciales… El ritmo es sereno pero la historia adquiere interés por un estilo narrativo cercano al cine policíaco y de investigación periodística.

Snowden muestra claramente cómo la unión de Internet y los servicios de inteligencia hacen muy difícil el control de la privacidad. Por mucho que se quiera velar por el secreto de un documento no existe fiabilidad alguna ya que todos estamos expuestos. Quizás al documental le falten matices y le sobre fatalismo y metraje, pero la exposición es inteligente y a ratos fascinante.

Claudio Sánchez