Dijo Tristan Bernard en una ocasión: “Dos cosas me admiran: la inteligencia de las bestias y la bestialidad de los hombres”. Si por ‘bestias’ entendemos ‘animales’, Ber­nard describió sin saberlo El bosque animado. Animado porque “si vas en silencio y armonía con la naturaleza verás cómo todo cobra vida” (Ma­no­lo Gómez, codirector). Pero los señores D’Abondo y su criado Rosendo no se paran a escuchar. Sólo a cazar topos. A cazar a Furi, a Linda

Este es el conflicto que vertebra la primera película de animación europea (y española) en 3D, con el permiso de Megasónicos. Pero la novela homónima de Wenceslao Fernán­dez Flo­res presenta un sinfín de atractivas historias. Qui­zá Ángel de la Cruz se haya dejado demasiadas en el tintero. Eso sí, el film consigue transmitir el mismo espíritu que la novela de 1943.

- Anuncio -

En El bosque animado se respira dedicación, sinceridad (no hay más que ver a Furi tiritar de amor) y muchas horas de trabajo. En la fraga de Cecebre todo es tangible: la niebla de los montes de Galicia, las gotas de agua que casi te mojan, las hojas de los árboles que caen a tu lado, la intensidad del sol que cambia se­gún la hora… Y sigue la lista de proezas: casi 30 personajes se pasean por la pantalla. Cada uno con su aspecto, su personalidad y su voz (impecable labor de doblaje). Furi, un to­po inseguro y enamorado que aprende que cuando no haces algo por miedo al fracaso ya has fracasado; Carballo, sabio roble con mirada reflexiva sobre las cosas; Huhu y Hoho, unas moscas molestas, atontadas y cachondas…

Y es que esta gran película, este suspiro para la Disney, tiene de todo: humor (el ratón cubano, por ejemplo), música celta, canciones de Luz Casal (acertada elección) y una alta calidad técnica. Sin olvidar, por supuesto, una perspectiva ante los acontecimientos. «Ideas pertinaces sobre la vida y la moral, la fatalidad y el sentido de nuestros actos», que comenta José-Carlos Mainer en la introducción de la novela, también se desprenden del film. Valores como el compañerismo, el amor, el respeto o la convivencia constituyen algunos mensajes de El bosque animado, tan básicos y manidos como olvidados.

Ficha Técnica

  • Dirección de animación: Julio Díez  
  • Música: Arturo B. Kress 
  • Producción: Manolo Gómez
  • País: España
  • Año: 2001
  • Duración: 82 minutos
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año