El gran showman: Más difícil todavía

· El reparto de El gran showman hace grandes esfuerzos para defender una historia con pies pero sin cabeza: los reiterados intentos por despertar la simpatía y la emoción no dan fruto, a pesar del buen trabajo del equipo técnico.

Michael Gracey se estrena en la dirección llevando a la pantalla un guion de Jenny Bicks y Bill Condon sobre las aventuras del empresario circense Phineas Taylor Barnum (1810-1891), que ya han sido tema de un puñado de películas anteriores. Un presupuesto de 100 millones de dólares indica que los productores, entre los que se cuenta James Mangold, esperan mucho de su funcionamiento en taquilla.

La escritura a cuatro manos de una veterana de las series de televisión y del autor de Chicago y Dreamgirls depara un zumo familiar con sabor dickensiano que se pone al servicio de un mensaje deletreado en el que la evidencia demostrativa resulta agotadora.

Se puede comparar la música y la coreografía po(p)ligoneras -entre Frozen y Madagascar- con las de una obra maestra titulada Moulin Rougepero no seré yo quien lo haga. El reparto hace grandes esfuerzos para defender una historia con pies pero sin cabeza: los reiterados intentos por despertar la simpatía y la emoción no dan fruto, a pesar del buen trabajo del equipo técnico. Lo de Zac Efron y Michelle Williams se podía titular Perdidos en el circo.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Seamus McGarvey
  • Montaje: Tom Cross, Robert Duffy, Joe Hutshing, Michael McCusker, Jon Poll, Spencer Susser
  • Música: John Debney
  • Diseño de producción: Nathan Crowley
  • Vestuario: Ellen Mirojnick
  • Duración: 105 min.
  • Público adecuado: +12 años
  • Distribuidora: Fox
  • EE.UU. (The Greatest Showman), 2017
  • Estreno: 29.12.2017
Reseña Panorama
s
Alberto Fijo
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor