El robo del siglo: Atracadores porteños

· Crítica de El robo del siglo | Estreno 2 de julio de 2021.
· Las secuencias de acción, con su aire local, cutre y sin glamour, sin querer imitar al cine norteamericano, son eficaces.

Ariel Winograd (Buenos Aires, 1977) ha contado con el asesoramiento del ladrón Fernando Araujo para contar un célebre robo realizado en una oficina bancaria de un acomodado barrio de Buenos Aires en el verano del año 2006. El robo del siglo es una película amena, aunque el exceso de metraje la penaliza y la significativa participación de Araujo en el guion y en la producción condiciona el relato, que tiende decididamente por el formato gominola: dulcificar todo lo posible la cosa para que nosotros -los ladrones resultemos entrañables.

Para ser una convencional cinta de «golpe» tiene algunas decisiones ingeniosas y otras sencillamente prescindibles (esa obsesión del cine argentino con los psiquiatras). Las tramas previsibles (preparación y ejecución del golpe) están bien llevadas, pivotando sobre Peretti y Francella, dos pesos pesados, memorables por sus trabajos respectivos en Tiempo de valientes  y El secreto de sus ojos.

Las secuencias de acción, con su aire local, cutre y exento de glamour, sin querer imitar al cine comercial norteamericano, son eficaces. La figura del negociador policial es brillante: lo interpreta Luis Luque, el inolvidable polícía deprimido de la citada Tiempo de valientes.

 

Ficha Técnica

  • Fotografía: Félix Monti
  • Montaje: Pablo Barbieri
  • Música: Darío Eskenazi
  • Duración: 114 min.
  • Público adecuado: +12 años
  • Distribuidora: Syldavia
  • Argentina, 2020
  • Estreno: 2.7.2021
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año