· En ningún momento se despega Sinsajo – Parte 2 de la sensación de ser una coda, un demorar la traca final. En definitiva, un innecesario alargamiento… de dos horas y me­dia.

El final aprobado-raspado de una saga notable

Sinsajo 2 cierra una tetralogía de películas de magní­fi­cos resultados en taquilla, adaptación a su vez de una tri­logía de bestsellers. Esto de las tetralogías y trilogías no es un trabalenguas. No tengo ganas de marear al lec­tor. Simplemente quiero explicar por qué no aca­ba de funcionar una saga que he defendido bastan­te, pese a mis reparos iniciales. La he defendido por aña­dir un plus de narrativa e historia al cine adolescente, por apun­tar temas de calado desde el punto de vis­ta de la so­ciología o la comunicación, por construir un personaje femenino épico, poliédrico y creíble, y por contar una historia de amor que no da grima. Defendí especialmente Sinsajo (tercer capítulo de la saga y el menos aplau­dido por el espectador joven, quizás por su planteamiento mucho más adulto) que me pare­ció una intere­santísima crítica a la sociedad del espectáculo.

- Anuncio -

Quedaba solamente el remate final, el último capítulo que, en realidad, es casi un epílogo de Sinsajo 1 por­que, como se ha empezado a hacer costumbre, las tri­logías literarias se convierten en la pantalla grande en tetralogías para alargar la vida a las películas y los euros a las cuentas corrientes de las productoras. A Sin­sajo 2 este alargamiento le sienta mal. En primer lu­gar, porque lo que le tocaba contar es bastante simple: cómo termina la lucha entre el Capitolio y los distritos. Y al final, en una guerra, la lucha se termina en una batalla. Y los prolegómenos de esta batalla se ha­bían contado en la primera parte. En ningún momento puede despegarse Sinsajo 2 de la sensación de ser una coda, un demorar la traca final. En definitiva, un innecesario alargamiento… de dos horas y me­dia. Las subtramas son paupérrimas, la evolución de los per­sonajes bastante previsible, el ritmo es irregular -con algunos tramos francamente tediosos- y los pun­tos de giro prácticamente inexistentes.

El conjunto se salva por un final aceptable -y ahí sí con alguna sorpresa para quien no conozca la historia-, un llamativo diseño de producción (como el de to­da la saga), una apropiadísima banda sonora y un elen­co de buenos actores. Pero todo esto, parafrasean­do a Monterroso, ya estaba allí.

En definitiva, un final solo correcto de una saga notable. O dicho de otra manera, una cuarta película que le vendrá muy bien a la taquilla pero que aporta muy po­co al cine.

Ficha Técnica

  • Dirección: Francis Lawrence
  • Guion: Danny Strong
  • Fotografía: Jo Willems
  • Montaje: Alan Edward Bell, Mark Yoshikawa
  • Música: James Newton Howard
  • Intérpretes: Jennifer Lawrence, Josh Hutcherson, Sam Claflin, Liam Hemsworth, Donald Sutherland, Julianne Moore, Natalie Dormer, Gwendoline Christie, Philip Seymour Hoffman, Robert Knepper
  • Duración: 137 min.
  • Público adecuado: +12 años (V)
  • Distribuidora: eOne
  • EE.UU. (The Hunger Games: Mockingjay – Part 2), 2015
  • Estreno en España: 27.11.2015