· El nuevo guion recuerda que el monstruo es un pretexto para la reflexión, y dedica la mayor parte del tiempo a políticos y científicos discutiendo sobre su deber, su responsabilidad.

Lagarto, lagarto

Godzilla, el gigantesco monstruo japonés, vuelve. Y hay que decir muy poco más, una vez más la humanidad está en peligro. Una vez más hay que encontrar un modo de acabar con esa amenaza.

Debo reconocer que, por diversas razones, este tipo de películas no me interesa demasiado. Godzilla es un bicho que reaparece cada poco tiempo, cada vez más sofisticado. En la última entrega (2014) se había convertido en un buen monstruo ecológico que salvaba a la humanidad de otro bicho, uno muy malo y más peligroso que él mismo. El nuevo Godzilla tiene algo especial.

Este lagarto ha reencontrado sus raíces, las del primer Godzilla (1954), las del desastre nuclear, el monstruo era un fruto maldito de la radiación nuclear, y entroncaba con la idea del bien y del mal -sobre todo el mal-, y servía para reflexionar sobre lo que estaba haciendo la humanidad consigo misma y con el planeta. No es por casualidad que este nuevo monstruo reaparece en Tokio tras una catástrofe natural, y se vuelve a hablar de un holocausto nuclear.

El nuevo guion recuerda que el monstruo es un pretexto para la reflexión, y dedica la mayor parte del tiempo a políticos y científicos discutiendo sobre su deber, su responsabilidad, sus electores, las posibilidades de actuar y los márgenes de maniobra que tienen. No es poco, es inusual en este género, pero tampoco resulta particularmente atractivo. Pero cuando se trata de romper casas, esta nueva versión de Godzilla no se queda corta, si acaso se pasa por el exceso de fantasía: ¡lo que llega a hacer este extraordinario lagarto!

Como en la mayor parte de las películas de catástrofe contemporáneas, se incluyen numerosas imágenes tomadas «espontáneamente» con teléfonos móviles y cámaras no profesionales que contribuyen al verismo de la acción con vídeos de poca calidad. La banda sonora es excelente.

Una película agradable, para los amantes del género y de Godzilla, con menos acción de la que cabía esperar, sobre todo si han visto las dos últimas entregas realizadas en Estados Unidos.

Ficha Técnica

  • Dirección: Hideaki Anno, Shinji Higuchi
  • Guion: H. Anno
  • Fotografía: Kosuke Yamada
  • Montaje: H. Anno, Atsuki Sato
  • Música: Shiro Sagisu
  • Intérpretes: Hiroki Hasegawa, Yutaka Takenouchi, Satomi Ishihara, Ren Ohsugi, Akira Emoto, Kengo Kora, Mikako Ichikawa, Jun Kunimura, Pierre Taki, Kyusaku Shimada
  • Duración: 120 m.
  • Público adecuado: +12 años (V)
  • Distribuidora: A Contracorriente
  • Japón (Shin Gojira), 2016
  • Estreno: 20.1.2017
Reseña Panorama
s
Fernando Gil-Delgado
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.