The Blacklist: Bella y Bestia

Antes la televisión era un refugio indeseable para ac­tores de serie B. Hoy en día cada vez hay más casos de intérpretes que resucitan o saltan a la fama en las se­ries de televisión. Este es el caso de James Spader, un actor de cine que llevaba décadas en declive hasta que en 2013 le ofrecieron protagonizar The Blacklist: una serie realizada a su medida en la que demuestra to­do su talento para interpretar un personaje cruel e iró­nico, tan atractivo como inteligente.

Él es un asesino maduro con contactos terroristas en todo el mundo, ella (Megan Boone) es una joven ana­lista de perfiles sin ninguna experiencia. La relación entre ellos tiene de todo: dramatismo, trepidación y un sano humor negro que hace que la serie no sea demasiado cruda.

El creador es Jon Bokenkamp, un escritor y productor hasta ahora dedicado al cine de intriga prescin­di­ble: La última llamada, Seduciendo a un extraño, Vi­das ajenas… Con The Blacklist ha logrado su mejor pro­ducción, ya en 3ª temporada y con una audiencia me­dia considerable (9 millones de espectadores en Estados Unidos).

El número de series policiacas protagonizadas por un «sabelotodo que va muy por delante del público y del resto de los personajes» es incontable. El mentalis­ta, Castle, Bones, Sherlock, Scandal, ¿cómo defender a un asesino? La estructura narrativa puede parecer simple, pero no es tan fácil que una serie se apoye en un so­lo pilar durante horas sin que el superdotado protagonista resulte irritante.

The Blacklist logra que el personaje principal tenga la inteligencia y vulnerabilidad necesarias para que la se­rie no decaiga. Un magnífico James Spader interpreta a un asesino que ayuda a la policía a encontrar los criminales más peligrosos de una particular lista ne­gra. En cada capítulo hay una investigación que empieza y acaba, además de un conflicto dramático secundario relacionado con la verdadera identidad de es­te peligroso confidente.

The Blacklist es una serie para un público muy amplio, con un nivel interpretativo notable y un guion li­mitado pero suficientemente ingenioso. Quizás los 22 capítulos sean demasiados para una temporada, pe­ro está claro que las cadenas exigen series como esta que rellenen la parrilla, y los espectadores agradecen tem­poradas largas que permitan engancharse a ellas sin necesidad de ver todos los capítulos.

Ficha Técnica

  • País: EE.UU., 2013
  • Fotografía: Yasu Tanida
  • Música: Dave Porter, James S. Levine
  • Duración: 3 temporadas; 46 capítulos de 45 minutos
  • Emisión en España: Canal Plus Series
  • Público adecuado: +16 años (SV)
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete