Estuvimos con… Eduardo Rodríguez Merchán

Eduardo Rodríguez Merchán: Director del Diccionario de Cine Iberoamericano
Eduardo Rodríguez Merchán: Director del Diccionario de Cine Iberoamericano

 

Estuvimos con…

Eduardo Rodríguez Merchán: Director del Diccionario de Cine Iberoamericano

«La idea es usar este material como una plataforma de au­toridad en internet que se vaya actualizan­do, pero con rigor académico».

- Anuncio -

Eduardo Rodríguez Merchán es el Director del Diccio­nario de Cine Iberoamericano (SGAE). Catedrá­ti­co de Comunicación Audiovisual, Historia de la Fo­to­grafía e Historia del Cine Español en la Uni­versidad Com­plutense, ha ejercido como periodista, crítico, ase­sor de guiones y jefe de prensa de festivales de ci­ne. Es el director de un ambicioso proyecto que ya ha da­do sus primeros frutos: los cuatro primeros volúmenes de un gran Diccionario.

Han sido 10 años de trabajo, ¿cómo surge la idea?

Eduardo Rodríguez Merchán/ La So­cie­dad General de Autores acababa de hacer el gran Diccionario de la Música Española e Ibe­roamericana, con Emilio Casares. A raíz de esto, se plantean que sería interesante ha­cer algo parecido con el cine. Se lo encar­gan también a Emilio Casares, pero como no sabe de cine decide buscar a alguien que le haga un proyecto. Transcurre cerca de un año sin conseguir a nadie que se lo haga. Un día me lo pide a mí y les gusta mi propuesta. Entonces se conforma un equipo. Lla­mé a Carlos Heredero y arrancamos.

El proceso habrá sido laborioso…

E. R. M./ Lo primero fue preparar una car­tografía, un mapa de acción. A partir de ahí se buscan los equipos asesores para ayu­darnos en determinados periodos; se bus­ca un director para Iberoamérica y otro pa­ra Portugal. Luego se hace un listado de vo­ces: biográficos, temáticos y de películas, y a partir de ahí se contacta con los colabo­radores, hasta 400. Siempre con el criterio de contar con los máximos especialistas pa­ra las grandes voces: catedráticos, historia­dores… Para las voces pequeñas, sin embar­go, hemos contado con colaboradores más jóvenes que estén trabajando en tesis, por ejemplo.

¿Cuántos tomos serán?

E. R. M./ En mayo hemos presentado cua­tro. Son dos obras en realidad. Una obra de ocho tomos, con voces biográficas y temá­ticas. Y otra obra de 2 tomos, sobre pelí­culas. La primera parte es más rigurosa y aca­démica; la segunda parte más divulgativa y subjetiva, porque cuenta con fichas de películas y también con comentarios. En la pri­mera parte los comentarios o valoraciones son mínimos.

En los primeros ocho tomos aparecen voces sobre directores, aunque hayan hecho só­lo una película, hasta el año 2008; una am­plísima selección de guionistas y músicos, son los que sostienen la SGAE; una mues­tra pequeña -inevitablemente- de acto­res y actrices, porque hay cientos. Y también una pequeña muestra de técnicos. Ade­más, hay historiadores, críticos… Y voces temáticas: países, autonomías, géneros… Salen Franco, como guionista, y la españolada, como género… (risas).

En verano saldrán los otros cuatro. Y en oto­ño los dos restantes.

¿Con ganas de seguir trabajando en es­ta línea?

E. R. M./ ¡Muchísimas! Ahora se pueden ha­cer muchas cosas. Por ejemplo, diccionarios parciales: diccionario de guionistas, de mu­jeres en el cine iberoamericano, de músi­cos… porque en realidad ya está hecho. De aquí puede salir mucho material. Y ya no hace falta pedir permiso a los autores, por­que ya se tiene.

Y luego, en tres años o así, cuando se ha­ya vendido a las bibliotecas de todo el mundo, será la base de futuros proyectos electró­nicos. Es la primera escalera de futuras in­vestigaciones. Como todas las obras de es­te tipo, ya sale a la luz desactualizada en dos o tres años. No pretende ser una obra ac­tual sino una obra histórica. La idea es usar este material como una plataforma de au­toridad en internet que se vaya actualizan­do, pero con rigor académico, con la SGAE detrás.

¿Por qué Iberoamérica y Portugal?

E. R. M./ Porque la SGAE tiene muchos in­tereses en Iberoamérica. Y se ha introduci­do Portugal porque no hay un concepto Amé­rica española. En cambio, sí hay un con­cepto político -geográfico- cultural que es Iberoamérica. Y se ha defendido este con­cepto políticamente como comunidad cultural de intereses. Otra razón es que hay  in­tereses comerciales: a la SGAE le interesa Bra­sil, por ejemplo.

A nivel personal…

E. R. M./ Estoy agotado pero me ha hecho mucha ilusión, porque trabajas en lo tu­yo, con tu gente… y te lo pagan… (risas). Eres el jefe del cine español durante un montón de tiempo… y encima luego que­da bien, sale una obra preciosa. ¡Es un ca­ramelo maravilloso! ¿Volver a empezar? Pues a lo mejor no, pero eso como todo en la vida.

Sofía López

Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año