Inicio Críticas películas La fiesta de despedida

La fiesta de despedida [4,5]

La premiada y deprimente película de los israelíes Granit y Maymon desarrolla una irritante apología de la eutanasia a través de las andanzas de unos ancianos.

- Anuncio -

Directores y guionistas: Tal Granit y Sharon Maymon Fotografía: Tobias Hochstein Montaje: Einat Glaser-Zarhin Música: Avi Belleli  Intérpretes: Ze’ev Revach, Aliza Rosen, Levana Finkelstein, Raffi Tavor, Ilan Dar

Duración: 95 min. Distribuidora: Caramel Público adecuado: +16 años (XD)

Mita tova / The Farewell Party. Israel. 2014. Estreno en España: 17.04.2015

La máquina de matar

Desanima bastante saber que esta película de los israelíes Tal Granit y Sharon Maymon (Mortgage) ganó en 2014 el Premio del Público en el Festival de Venecia, la Espiga de Oro a la mejor película y el Premio a la mejor actriz (ex aequo para Aliza Rosen y Levana Finkelstein) en la Seminci de Valladolid y casi todos los galardones de la Academia de Cine de Israel.

Tras su apariencia de tragicomedia divertida sobre la tercera edad, se oculta una agresiva y tosca apología de la eutanasia, que sacrifica la autenticidad de los personajes en aras de la ideología dominante, es decir, de un monolítico individualismo hedonista.

Ese decadente motor impulsa las existencias de los protagonistas, un grupo de ancianos que revolucionan una lujosa residencia de ancianos de Jerusalén cuando construyen y publicitan en secreto una máquina para practicar la eutanasia, legalmente prohibida y perseguida. Su objetivo es ayudar a morir a un amigo enfermo terminal; pero la voz se corre por el lugar, y otros cuantos ancianos se apuntan con entusiasmo.

Todo el reparto se esfuerza, y los directores imprimen a la puesta en escena una gran frescura narrativa, con constantes invocaciones al humor negro, algunas ciertamente divertidas. Pero ni unos ni otros consiguen disimular los brochazos ideológicos que el guion impone tiránicamente al espectador, sin contrapuntos matizadores, con constantes sensiblerías, tópicos y arquetipos sin alma, y con una creciente deshumanización de los personajes, que toca fondo en la patética escena nudista destacada en el cartel del filme. Así que esta película para nada es una fiesta.

Jerónimo José Martín

Jerónimo José Martín
Jerónimo José Martín
Presidente del Círculo de Escritores Cinematográficos. Profesor Historia del Cine Animación