Querido John: Cartas de amor en el siglo XXI

Nicholas Spark y Lasse Hallström, el úl­timo Hallström, el que viene de rodar Siempre a tu lado. Hachiko. Estos dos nombres resumen la película. Nicholas Sparks, un experto en el best-seller dramaromántico, y Hallström, que ha ido diluyendo su om­nipresente credo ideológico (Chocolat, Las normas de la casa de la sidra) en una es­pecie de canto universal a los buenos sen­timientos.

Querido John -la novela de Sparks que dirige Hallström– cuenta el apasionado y fugaz romance entre un soldado americano de per­miso, antes del 11-S, y una joven univer­sitaria. Él vuelve al frente y se escriben car­tas -sí, han leído bien, lo que se escriben son cartas-. Como en todo melodrama que se precie, más si lo ha escrito Sparks, hay, ade­más, enfermedades, guerra, celos, malen­tendidos, pasión, música bonita, paisajes bucólicos y lágrimas, muchas lágrimas. To­do muy medido para que cuadre, nada rechi­ne (excepto el guión a ratos, claro) y al fi­nal se le pueda poner a la cinta un gran la­zo rosa.

- Anuncio -

Y poco más habría que decir de esta pelí­cula si no fuera por algo que se desmarca, que sí chirría. Algo que hace que esta histo­ria -absolutamente olvidable- lleve un par de días rondándome la cabeza. Y ese al­go es un personaje, o quizás un actor, o qui­­zás las dos cosas. Confieso que tendría que hacer un esfuerzo grande para recordar cuán­do y por qué se enamoran los dos jóve­nes (además de porque los dos son guapos) y que lo único que recuerdo del personaje de Channing Tatum es que le gusta el surf (por el empeño de la película en mostrarlo en­cima de la tabla luciendo pectorales).

Sin em­bargo, tengo grabadas las 8 ó 10 escenas en las que aparece Richard Jenkins. No me in­teresaron las cartas de amor en el frente, pe­ro sufrí por ese padre enfermo que cocinaba lasaña los domingos. No me conmovió el desconsuelo de los chicos del poster y, sin embargo, me desarmó la batalla que ese hom­bre maduro mantiene consigo mismo un día de visita a la familia.

La verdad es que la historia de la joven pa­reja me importó bastante poco, pero hubie­ra pagado porque me contaran más cosas de ese magnético autista que, al fin y al ca­bo, no era más que un secundario. Quizás só­lo me pasó a mí, pero esto es lo que se lla­ma que un actor y un personaje se coman una película.

Ficha Técnica

  • País: EE.UU. (Dear John, 2010)
  • Fotografía: Terry Stacey
  • Montaje: Kristina Boden
  • Música: Deborah Lurie
  • Duración: 105 m. +16 años (algún contenido sexual)
  • Distribuidora: Sony
  • Estreno: 26.3.2010
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año