Inicio Críticas películas El parque mágico

El parque mágico

Crítica de la película

Historia bastante simpática, que se puede disfrutar siendo niño o su acompañante, con buena animación y un mensaje optimista

517
0
Compartir
portada
El parque mágico

· El parque mágico peca de excesivamente simple, hay una sola idea y ha sido utilizada con anterioridad: el encuentro en algún lugar, ya sea un sueño, una visión… con el mundo de fantasía que se había construido.

Imaginación al poder

El parque mágico cuenta la historia de June, una niña imaginativa que con ayuda de su madre crea en su casa un maravilloso parque de atracciones llamado Wonder Park, cuyos cuidadores son un mono, un jabalí, un oso, un herizo y dos castores. Todo es genial hasta que la madre cae enferma y debe ausentarse para un complicado tratamiento, entonces June abandona el mundo de fantasía y se convierte en una personita seria y responsable. Pero un día June se encontrará con Wonder Park, y verá que se está desmoronando porque ella lo ha olvidado, pero aún está a tiempo de salvarlo.

Hay que decir que la crítica norteamericana se ha quejado, sobre todo, de que esta película toca excesivamente el tema del dolor, y la de por aquí de que el oso guardián se parece a Baloo; lo cierto es que a los niños que estuvieron en el pase no les importó ninguna de esas objeciones y disfrutaron un montón. Es cierto que El parque mágico no es perfecta, ni es de Pixar. También es cierto que es una historia bastante simpática que se puede disfrutar siendo niño o su acompañante.

El parque mágico peca de excesivamente simple, hay una sola idea y ha sido utilizada con anterioridad: el encuentro en algún lugar, ya sea un sueño, una visión, un golpe en la cabeza… con el mundo de fantasía que se había construido. El resto de la trama está igualmente basado en ideas básicas con poca sutileza o variación: todo es parque o no parque; incluidos la familia, los amigos, los vecinos; hay pocos matices, poca subtrama. Y cuando estamos en parque las escenas son deliberadamente largas y un auténtico delirio. Todo eso es cierto, pero también lo es que esas elecciones son aceptables y están bien resueltas. Sin duda son simples, pero funcionan. Podría ser diferente, podría ser mejor -y mucho peor-, se notan los modelos -y eso no es malo-, pero sigue siendo una película muy aceptable, muy apta para niños, con buena animación y un mensaje optimista.

Reseña Panorama
s
Compartir
Fernando Gil-Delgado
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.