Verano del 84

Crítica de la película

Los directores de Turbo Kid apuestan descaradamente por interpretar la nota nostálgica de los ochenta tan de moda estos años, sirvan como ejemplo Los Goonies o Stranger Things

389
0
Compartir
portada
Verano del 84

· En lo que a la historia se refiere, Verano del 84 funciona como un tiro. Por una parte estos directores saben crear suspense; cuentan además con un excelente Rich Sommer en el papel de sospechoso.

Los 80 siguen de moda

Davey Armstrong es un imaginativo adolescente que en todo lo que ve busca una fantasiosa aventura: misterio, extraterrestres… el mundo de Steven Spielberg en definitiva. Aquel verano (del 84), convence a sus amigos de que pueden descubrir a un asesino en serie, responsable de la desaparición de varios chicos; les asegura de que es su propio vecino, un policía para más señas. Aquel verano se dedican a vigilar al policía y, cuando les queda tiempo, también a su bella vecina Nikki, porque estos quinceañeros tienen las hormonas aceleradas.

François Simard y Anouk Whissell (Turbo Kid) han apostado descaradamente por interpretar la nota nostálgica de los ochenta tan de moda estos años, sirvan como ejemplo Los Goonies o Stranger Things, cuatro jóvenes y un peligroso enigma. La principal diferencia con las películas originales o sus imitadores está en el descarnado realismo con que funcionan estos chicos, tan normales que uno se los podría encontrar cada día por la calle, y su lenguaje verdulero resulta auténtico, no adecuado.

Pero, en lo que a la historia se refiere, funciona como un tiro. Por una parte estos directores saben crear suspense; cuentan además con un excelente Rich Sommer en el papel de sospechoso, un hombre inquietante que te confunde en cada plano. El espectador queda atrapado y desea conocer el final de la historia, que va cobrando carices cada vez más siniestros. Al contrario que en el mundo idílico de los aventureros de los ochenta, el final se vuelve terrorífico.

Reseña Panorama
s
Compartir
Fernando Gil-Delgado
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.