Inicio Películas Cortometraje: La inútil

Cortometraje: La inútil

Producida por Isabel Coixet, esta cinta de Belén Funes estudia el perfil psicológico de una mujer tocada por la inestabilidad emocional

83
0
Compartir
¿Has visto esta película? ¡Puntúala!
1: Pésima2: Pasable3: Entretenida4: Muy buena5: Obra maestra (Realiza el primer voto)
Cargando…
portada
La inútil

· Se aprecia en La inútil la huella intimista de Mar Coll y asoma también Soy tan feliz (2015), de Juan Gautier.

Orgullo

Merche vive una existencia plúmbea. Su trayecto vital es­tá marcado por la incertidumbre y la inseguridad. En La inútil (2017), producida por Isabel Coixet, la di­rec­to­ra barcelonesa Belén Funes transita por la vida de es­ta mujer solitaria y un tanto atormentada.

La cineasta catalana, que procede de la Escuela Superior de Cine y Audiovisual de Cataluña (ESCAC), regala una pieza de contenido social en la que dibuja la personalidad esquiva de Merche, una genial Nausicaa Bonín, quien compone un personaje al que entrega lo mejor de su arte interpretativo.

Funes estudia el perfil psicológico de una mujer tocada por la inestabilidad emocional y también por la la­boral. Algo que también hizo en su anterior trabajo, Sa­ra a la fuga (2015), en el que recorría la vida de una ado­lescente desatendida por sus padres. Aquí, aborda el universo de una mujer auto-destructiva y ciertamente or­gullosa que siente descontrol sobre su vida, no se valora y se considera una inútil.

Así, Belén Funes se consolida como cineasta que evidencia una mirada profunda a sus personajes y, en este ca­so, ausculta la realidad de una mujer que no acepta ayu­das y que destila un dolor que la aproxima al fracaso exis­tencial.

La pieza alcanza notoriedad al abrigo de un elenco téc­nico y artístico que propicia la ejemplaridad de este cor­tometraje. Las tonalidades frías de la fotografía de Neus Ollé, quien también colabora en Sara a la fuga, ha­bilitan la credibilidad de un relato que deja su esencia de calidad en sus personajes, sobre todo en el de Nausi­ccaa Bonín, que despliega momentos que dejan huella. Co­mo la escena del baile, que define simbólicamente el men­saje que trasmite la cinta, cuando la cámara se acerca a esa mujer solitaria, rodeada de gente, que baila ausen­te y donde Nausicaa compone con pleno dominio y contención el perfil de una mujer atribulada. Conside­ro esta una de las mejores interpretaciones en este formato y en este curso.

Se aprecia en la cinta la huella intimista de Mar Coll y asoma también Soy tan feliz (2015), de Juan Gautier. En suma, Belén Funes muestra el tema de la amistad, el de la bondad y, principalmente, el del orgullo de una mu­jer que no quiere arrastrar a nadie al terreno de la auto­destrucción. Pieza sutil, de enorme sensibilidad y con la que la cineasta asoma su óptica penetrante, escrutando una de tantas vidas que discurren en el escepticismo. Gran trabajo.

Reseña Panorama
s
Compartir
Juan Antonio Moreno
Periodista y escritor. Autor de tres libros sobre el cortometraje español desde sus inicios a la actualidad