Inicio Noticias Making Of Espartaco (1960) // Stanley Kubrick (parte III)

Espartaco (1960) // Stanley Kubrick (parte III)

· Douglas buscó la financiación de un gran Estudio y contó con la Universal, que impuso entre otras condiciones como director a Anthony Mann.

Parte III: Una historia épica con mensaje político

En la elaboración de la historia Trumbo no se conformó con dar co­herencia a la trama histórica de aventuras, sino que acertó al de­sa­rrollar también una aguda reflexión sobre la ambición política. Las escenas que conducen esa interesante línea temática son las que involucran al personaje de Craso.

- Anuncio -

Así, en una de las secuencias finales, tras ordenar que Espartaco sea crucificado, Craso susurra ante un Julio César dubitativo y ambi­cioso: “Ahora le temo más que a ti”. Aunque su muerte es ya inminente, Craso intuye que otros rebeldes y sediciosos nacerán de sus cenizas, y que la esperanza de libertad no morirá nunca por fuer­tes que sean los imperios.

A pesar de ello, y no por constancia histórica sino por la imagina­ción de Trumbo, Craso no es tanto el villano de esta historia co­mo el personaje definitorio de todo un comportamiento político que podemos asociar a los totalitarismos del siglo XX: oportunismo, ambición ilimitada, miedo a la libertad de los demás.

Frente a este personaje cobra vida propia el senador Graco, que con­fraterniza con el pueblo y detesta los condicionamientos de cla­se sin renunciar por ello a los placeres de la vida, en su caso la co­mida y las mujeres: “Soy el hombre más virtuoso de Roma. Me ro­deo de esclavas por respeto a la moralidad romana, ésa que ha he­cho posible que Roma robase las dos terceras partes del mundo a sus legítimos dueños… Soy polígamo por naturaleza”.

Fortalezas y debilidades del guión

Ciertamente, el guión que salía de las manos de Trumbo establecía notorios cambios respec­to a la historia y al original literario de Fast, quien calificó el pri­mer material que le fue mostrado como “auténtica basura”. Entre las modificaciones que más molestaron a Fast -en cuyo libro el perso­naje de Espartaco se va reconstruyendo a partir de los recuerdos de quienes le conocieron- está la mitificada muerte en la cruz, a pe­sar de que según los historiadores murió en la batalla. Trumbo siem­pre culpó de esos cambios a Kubrick, quien se había obstinado en recuperar un detalle de la versión cinematográfica de Fredda y quería otorgar al gladiador -en vez del general redimido- la muerte en una cruz: “En mi guión, como en el libro, Espartaco moría en el combate y era posteriormente crucificado, pero Ku­brick ha filma­do a Espartaco muriendo en la cruz, lo que no tiene nada que ver con la revuelta”.

Pero si los cambios resultaban históricamente discutibles, el guión en su conjunto iba ganando en coherencia y narratividad y, a la postre, se revelaba como una obra de orfebrería donde todos los diálogos encajaban con exactitud milimétrica.

Todavía con el guión sin terminar, y ante la creciente inquietud por los elevados gastos de preproducción, Douglas buscó desespera­damente que un gran Estudio le acompañase en esta odisea cine­matográfica. La Universal, tras estudiar minuciosamente el presu­puesto, aceptó entrar en el juego y aportó una fuerte suma de di­nero justo en el momento más necesario. Junto con los dólares, a Bryna llegó una gozosa y tranquilizadora inyección de serenidad. Pe­ro el Estudio señaló también sus condiciones, y entre otras impu­so como director a Anthony Mann, un hombre de la confianza de sus directivos.

Las cosas parecían arreglarse al fin. Para colmo de dichas Douglas re­cibió en poco tiempo dos noticias muy alentadoras. En un acto de “buena voluntad”, United Artists accedía a cederle el título de Spartacus, que pasó a ser el título definitivo desde entonces. Al po­co tiempo, la misma compañía comunicaba su decisión de abandonar la anunciada película de gladiadores, en la que también se conta­ba con Anthony Quinn como acompañante de Yul Bry­nner. Con es­to se evitaba la temida coincidencia de superproducciones, que hu­biera sido insensata desde todos los puntos de vista.

Espartaco (1960) // Stanley Kubrick (parte I)

Espartaco (1960) // Stanley Kubrick (parte II)

Espartaco (1960) // Stanley Kubrick (parte IV)

Espartaco (1960) // Stanley Kubrick (parte V)

Espartaco (1960) // Stanley Kubrick (parte VI)

Alfonso Méndiz
Alfonso Méndizhttp://alfonsomendiz.blogspot.com.es/
Decano y Profesor de Publicidad y Cine en la @ComUIC