El silencio de Lorna: Lorna, Lieja y la lija

Los hermanos DardenneJean-Pierre, 59 años, Luc, 56- son unos belgas que empe­zaron haciendo documentales en 1978. Su primer largometraje de ficción es de 1987, y desde mediados de los años 90 del si­glo pasado siempre que van al Festival de Ca­nnes se vuelven con varios premios gordos debajo del brazo.

Sus películas (La promesa, Rosetta, El hi­jo, El niño) son retratos de gente que sufre en los márgenes de la sociedad occidental, por lo general relatos sencillos e intensos, du­ros y secos, siempre muy bien interpreta­dos, a veces sórdidos, rodados con un aire rea­lista sin concesiones ni adornos, en los que los conflictos de conciencia son muy du­ros y hay comportamientos de todo tipo, unos previsibles y otros inesperados.

- Anuncio -

Esta vez, con El silencio de Lorna ganaron el premio al Mejor Guión del prestigioso certamen francés con la historia de una chi­ca albanesa que, para lograr el dinero que le permita montar un pequeño negocio en Lieja, se presta a los manejos de una ban­da mafiosa que se lucra arreglando casa­mientos de emigrantes con residentes. A Lorna la han casado con un drogadicto joven y el plan es quitarlo de en medio en cuan­to Lorna consiga la nacionalidad, para lue­go casarla con un ru­so.

Trágica, parca, ras­posa como una lija, a ratos casi mecánica. La interpretación de la protagonista, la kosovar Arta Do­bro­s­hi, es muy buena. Pero ter­mina pesando el intenso sabor festivalero de una película esquemática, abocetada, de­masiado parecida a las anteriores cintas de los Dardenne, de mucho menos nivel que Rosetta.

Ficha Técnica

  • País: Bélgica/Francia/Italia (Le silence de Lorna, 2008)
  • Fotografía: Alain Marcoen
  • Montaje: Marie-Hélène Dozo
  • Vestuario: Monic Parelle
  • Duración: 105 m. +18 años (temática, violencia, sexo)
  • Distribuidora: Vértigo
  • Estreno: 30.7.2010
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año