Los miserables

Es muy difícil que un musical o una ópera concebidos para ser representados en directo funcionen en el cine. Los miserables funciona regular, aunque el experimento de Hooper sea audaz y meritorio.

Dirección: Tom Hooper  Guión: William Nicholson  Fotografía: Danny Cohen  Montaje: Chris Dickens, Melanie Ann Oliver  Música: Claude-Michel Schönberg  Intérpretes: Hugh Jackman, Russell Crowe, Anne Hathaway, Amanda Seyfried, Helena Bonham Carter, Eddie Redmayne, Sacha Baron Cohen, Samantha Barks  Distribuidora: Universal  Duración: 137 minutos  Público adecuado: Mayores de 16 años (X-)

- Anuncio -

Reino Unido (Les misérables), 2012. Estreno: 25.12.2012

La invención de Hugo reinventada

Conste que fui muy bien dispuesto al pase de prensa: me gustaron los clips promocionales y el making es muy inteligente y cautivador.

No sé si sería la sala donde la he visto pero el sonido no era bueno: frontal, para nada envolvente. Me parece que en cine, el avance tecnológico más trascendente en las últimas décadas es el registro, la edición y la reproducción del sonido. El sonido de Los miserables no es miserable pero sí pobre. Hay momentos en que la música debe ser vibrante, abrumadora… y no lo es. Sí lo era, por poner dos ejemplos relativamente cercanos, en Moulin Rouge, en Bailar en la oscuridad, dos musicales que me parecen modélicos.

Hooper es un buen director de actores. Visualmente es un hombre limitado que no se aclara con su director de fotografía, Danny Cohen. Ya le pasaba en El discurso del rey. Le sacas del primerísimo primer plano, del primer plano y del plano medio y se lía.

En los planos generales, Hooper es una calamidad. Mueve mal la cámara. En las transiciones ha mejorado, pero sigue siendo tosco. Cuando todo hacía presagiar un mayor dinamismo, la película es llamativamente estática. El trabajo de los montadores es bueno, teniendo en cuenta el material que tenían.

Amanda Seyfreid y Eddie Redmayne cantan llamativamente bien y dan estupendamente en cámara. Me parecen los mejores actores-cantantes de la función. Samantha Barks muy bien, pero es una cantante profesional que ha hecho ese papel (Éponine) en el musical.

Buen vestuario de Paco Delgado, aunque con algunos personajes se pasa cuatro pueblos. Los Thénadieres (Bonham Carter y Baron Cohen) parecen sacados de otra película. No es que estén mal, es que no pegan ni con cola (y la secuencia tabernaria no es como muy de niños y podría haberlo sido). El color es bueno. Maquillaje y peluquería, bien. Diseño de producción justito. Los cromas dan ventajas pero gastan malas pasadas. Son las cosas de los efectos digitales.

La película se me hace agotadora por esos primeros planos interminables con canciones interminables interpretadas por buenos actores que son cantantes discretos (en el caso de Jackman, Crowe y Hathaway es evidente). Cantan dignamente, pero no son buenos cantantes, ni siquiera Hathaway (cuya canción principal está muy arregladita en el tráiler, aunque su interpretación sea excelente).

No dejo de repetirme que como película de textura dramática similar, ¡Oliver! le da sopa con ondas a Los miserables. Pienso en West Side Story y me sitúo, no en otro planeta, sino en otra galaxia. Pero claro, seamos justos, en ambos ejemplos los actores están doblados en las canciones y en Los miserables no.

Hooper ha probado lo de hacer cantar a los actores con auriculares por donde les llega la música y registrarles mientras actúan. El resultado en los clips es bueno, en la película es regular, digno pero no espectacular. Me parece que la experiencia no es demasiado buena y dudo que se repita.

Los miserables no es «bigger than life» es «longer than life». Le vendría estupendamente un descanso de 20 minutos.

Respeto, faltaría más, a quienes gustan del musical. Supongo que en vivo debe estar bastante bien y que al volver a verlo disfrutas de lo ya conocido. El libreto no está mal, la partitura es poquita cosa y, a ratos, me parece bastante Operación Triunfo. Echo en falta coreografías, pero me dicen que no existen en el musical, que es bastante estático.

Por si acaso: el cine musical, cuando es bueno, me entusiasma. Además de las citadas más arriba, Melodías de Broadway, Sombrero de copa, Los paraguas de Cherburgo, Bailando nace el amor me dejan KO cada vez que las vuelvo a ver.

Los miserables me ha entretenido, sin más.

Alberto Fijo
Alberto Fijo
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor