Golpe de estado: Colador familiar

· Muy bien interpretada, Golpe de estado cuenta con un tratamiento fotográfico inteligente y un montaje acertado.

No Escape es el título original de esta película que quiere ser lo que es y no otra cosa: un thriller paroxístico de supervivencia familiar.

Las estrategias en el uso de elementos procedentes de cintas apocalípticas, de espías, de catástrofes, de americanos por el mundo, etc., etc. son ingeniosas. Hijas de una época, en la que nos hemos acostumbrado al paroxismo, a la exaltación extrema de lo que se ficciona (me gustaría escribir que el paroxismo no se da en la realidad, pero sí: pongan ustedes los sitios y los ejemplos…).

El acarreo de materiales (alguno de ellos innecesariamente sádicos, la verdad) de difícil manejo sin que se te desboquen, podría llevar la película a un callejón sin salida. Pero no.

Dowdle tiene claro que todo tiene que pasar por el colador familiar y esa decisión es la que salva la película y permite que el espectador (uno adulto y con estómago, dispuesto a sufrir en 109 minutos trepidantes en los que se abren las puertas del infierno) pueda disculpar las licencias que se toma el realizador en una carrera de fondo que barroquiza hasta el manierismo la angustia de un matrimonio (sin superpoderes ni entrenamiento en los Marines) con sus dos hijas pequeñas, y que llega a un país del sudeste asiático donde el marido trabajará en una depuradora que construirá una multinacional.

Muy bien interpretada, Golpe de estado cuenta con un tratamiento fotográfico inteligente y un montaje acertado. Algunas secuencias son especialmente brillantes, especialmente las del primer acto (esa niña que baja a la piscina, el padre que sale a comprar el periódico…).

Buscarle a la película un posicionamiento ideológico es legítimo, pero no seré yo quien lo haga. No toca.

Cuando el director pone en boca del personaje de Brosnan (Amor es todo lo que necesitas) un discursete justificador sabe que es bochornoso, pero lo pone.

Es, con los breves apuntes de humanidad en una turba sedienta de sangre occidental, su manera de pedir al espectador que no saque conclusiones colaterales.

Pero el espectador, que es muy libre, hará lo que le dé la gana. Como el director.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Dana Gonzales, Léo Hinstin
  • Montaje: Elliot Greenberg
  • Música: Marco Beltrami, Buck Sanders
  • Duración: 101 min.
  • Público adecuado: +16 años (V+)
  • Distribuidora: eOne
  • EE.UU. (No Escape), 2015
  • Estreno en España: 9.10.2015
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Reseña
w
Alberto Fijo
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor