· El guion de La biblioteca de los libros rechazados está muy bien construido, la trama principal y sus múltiples elementos, las subtramas, las localizaciones y cada uno de los protagonistas encajan perfectamente y sin asperezas.

En busca del autor verdadero

En la biblioteca de un pueblo bretón hay una sala especial, «La biblioteca de los libros rechazados», que acoge relatos que las editoriales no quisieron publicar. Allí una joven editora encuentra un manuscrito extraordinario, una novela sensacional que decide publicar y que consigue un éxito inmediato. Su autor es un lugareño, Henri Pick, cocinero, fallecido dos años antes. El célebre crítico literario Jean Michel Rouche está convencido de que el libro es un fraude y decide demostrarlo; solo contará con el apoyo inesperado de la hija del difunto Henri Pick.

Rémi Bezançon (El primer día del resto de tu vida) cambia de registro pero mantiene el tono ligero, y crea un pequeño drama, amablemente divertido, con aires de investigación policiaca. Adapta muy libremente la sugerente novela homónima y aprovecha un suceso literario inverosímil, para lanzar una mirada irónica al mundillo de la literatura, supuestamente ilustrado, que resulta no ser ajeno a las modas, poses, publicidad y apariencia; más aún, se atreve a hablar de la búsqueda de la verdad y para ello monta una divertida investigación, la búsqueda del autor del libro.

El pedante Rouche se convierte en el centro del filme y convertido en detective aficionado provocará situaciones divertidas y encontrará la horma de su zapato en Josefina, la hija de Pick. El duo Camille CottinFabrice Luchini funciona mucho mejor de lo que se pudiera prever.

El guion está muy bien construido, la trama principal y sus múltiples elementos, las subtramas, las localizaciones -con diversos viajes de Crozon (Bretaña) a París y vuelta- y cada uno de los protagonistas encajan perfectamente y sin asperezas. El final es un golpe maestro.