Levity: Fragmentación

Ed Solomo, guionista de Men in black y Los ángeles de Charlie, tenía preparado desde hace tiempo el guión de Le­­vity, sólo necesitaba el reparto correcto y a un director que se hiciese cargo del proyecto. Para el reparto ha buscado a cuatro magníficos actores que hacen un buen trabajo (en especial Holly Hunter), y para dirigir la película nadie mejor que él mismo, un oficio en el que debuta y cumple (Levity fue la encargada de abrir el Festival de Cine de Sun­dan­ce).

Manuel Jordan (Thornton) ha terminado de cumplir la condena por matar al dependiente de una tienda. Arrepentido por lo que hizo, vuelve al mismo barrio donde cometió el crimen años atrás. Allí buscará redimir su pecado y encontrar el perdón que tanto necesita. Tres personajes son los que acompaña­rán a Manuel en la película. Miles (Free­man), un misterioso predicador que facilita a Manuel un trabajo. Sofía (Dunst), una joven que frecuenta la licorería de la zona, y Adele (Hunter), la hermana del hombre al que ma­tó Manuel. La culpa, el pasado y la redención son los temas sobre los que da vueltas, sin bucear demasiado, esta historia que So­lomo concibió cuando trabajaba como tutor en una cárcel estatal.

El guión de Solomo es ágil, en parte debido a la fragmentación de la narración que emplea, una fragmentación no tanto temporal (muy de moda últimamente, recuérdense 21 gramos o Kill Bill) como de la administración de la información. Los personajes no se terminan de conocer completamente, se omite información, y éstos cobran cierto misterio. El resultado son tramas que te man­tienen atento y expectante, pero que en momentos provocan la falta de naturalidad de los personajes (el más enigmático es Mi­les). En los aspectos técnicos la película cum­ple, y sobresale la bonita banda sonora folk.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Roger Deakins
  • Montaje: Pietro Scalia, Ned Bastille
  • Música: Mark Oliver Everett 
  • Distribuidora: Vértigo
  • Estreno en España: 14.05.2004

EE.UU., 2003

Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete