Tenderness. La ternura del asesino: Extraño, inconexo, definitivamente fallido

Cristofuoro es un veterano policía convencido de que Eric Komenko, un joven parricida que acaba de salir de la cárcel, es en realidad un asesino en serie. Por este motivo decide seguirle los pasos. Igual que Lori, una extraña adolescente que se siente irremediablemente atraída por el asesino.

Estos tres extraños personajes sostienen una historia que, bajo su aparente estructura de thriller, esconde un relato tan inconexo y vacío como enfermizamente y morboso. El australiano John Polson (El escondite) pretende hacer un análisis de cómo el dolor y el placer mueven al ser humano. Ambicioso objetivo para una cinta que no consigue más que unas cuantas frases ampulosas enlazadas enigmáticamente -o quizás arbitrariamente- y envueltas en una atmósfera asfixiante.

Ni siquiera el solvente Russell Crowe consigue elevar Tenderness. La ternura del asesino, una cinta que se distingue muy poco de un telefilme de sobremesa.

Lo mejor: El reparto que hace lo que puede.

Lo peor: La falta de sentido que rodea toda la película.

Sinopsis

El teniente Cristofuoro (Crowe) es un policía con gran experiencia que empieza a obsesionarse con Eric (Jon Foster), un joven que, tras varios años en la cárcel acusado del asesinato de su madre y su padrastro, conoce a Lori (Sophie Traub), una adolescente que se ha escapado de casa y que está enamorada de él. Convencido de que Eric es un peligro para la sociedad, Cristofuoro sigue los pasos de la pareja, aunque ponga en peligro su vida.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Tom Stern
  • Montaje: Andrew Marcus, Lisa Zeno Churgin
  • Música: Jonathan Goldsmith
  • Duración: 100 min.
  • Público adecuado: +18 años
  • Distribuidora: Vértice
  • EE.UU. (Tenderness), 2008
  • Estreno: 20.11.2009
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete