Black Earth Rising: Genocidio en Ruanda

Black Earth Rising es una mezcla de drama y thriller político que requiere toda la atención del espectador para no perderse en el entramado de nombres y giros que la historia propone.

Eva Ashby (Harriet Walter), una pres­tigiosa fiscal, es convocada con ayu­da de su socio Michale Ennis (John Goodman) al Tribunal Internacional de La Haya para juzgar al ge­neral Simon Nyamoya, un importante héroe nacional ruandés que aca­bó con el genocidio y que está acu­sado de crímenes contra la hu­ma­nidad. Eva tiene una hija adopti­va, Ka­te (Michaela Coel), que colabora en el bufete de abogados de su madre y que está muy implicada emocionalmente en ese caso, ya que ha so­brevivido al genocidio y está intentando superar los traumas que la ma­tanza de sus familiares y compatriotas han dejado en ella.

Con estas dos premisas argumentales (la necesidad de hacer justicia y la de reconciliarse con la propia his­toria) da comienzo esta miniserie que en ocho capítulos desarrolla temas tan potentes como la búsqueda de la verdad frente a la corrupción y la mentira, la historia, la memoria per­sonal y colectiva, el poder, la trai­ción, la avaricia y la colonización que, aunque en el presente tiene otros tintes, no deja de ser real.

Los actores hacen un buen traba­jo, especialmente la hasta ahora poco co­nocida Michaela Coel (Chewing Gum, London Spy, Black Mirror), que se ve arropada durante el metraje por el gran John Goodman (Nación cautiva, Calle Cloverfield 10, Argo).

Pero quizás el verdadero protagonista de Black Earth Rising sea Hugo Blick, que trabaja en ella como director, guionista, productor y actor (in­terpretando al abogado sin escrú­pu­los de uno de los genocidas). Pre­gun­tado por el origen de la minise­rie, Blick dijo que cuando estaba in­vestigando para preparar The Honorable Woman (2014) descubrió que la mayoría de los casos que se juzgaban en el Tribunal Internacional de La Haya eran de africanos. Ese fue el pun­to de partida para viajar al Congo e ir armando esta compleja historia de ficción ambientada en la dura realidad que vivió Ruanda en 1994.

El tema del genocidio ruandés ha si­do poco tratado en la ficción audiovisual. Se hizo de un modo magis­tral y descarnado en el filme Hotel Rwan­da. La miniserie de Netflix no se ensaña en la masacre y opta por pre­sentar las escenas más duras a tra­vés de la animación y la voz en off, un recurso narrativo amable que el espectador, sin duda, agradece.

Otro elemento a agradecer es que Black Earth Rising no cae en maniqueísmos y muestra que en los dos ban­dos hubo justos y pecadores y que en las guerras no hay buenos y ma­los.

La miniserie reviste gran actualidad en estos días: hace tan solo un mes, se publicó un informe en el que se analizaba la responsabilidad de Fran­cia en el genocidio de Ruanda.

Ficha Técnica

  • País: Reino Unido, 2018
  • Fotografía: Hubert Taczanowski
  • Música: Leonard Cohen, Martin Phipps
  • Producción: Drama Republic, BBC
  • Duración: 1 temporada (8 capítulos de 60 minutos)
  • Emisión en España: Netflix
  • Público adecuado: +16 años (V)
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete
Reseña
s
Doctora en Comunicación Audiovisual. Combina su trabajo en el ámbito de la comunicación corporativa con la docencia universitaria