Inicio Películas Infiltrado en el KKKlan

Infiltrado en el KKKlan

Spike Lee adapta con inteligencia las memorias del primer policía de raza negra de Colorado Springs

218
0
Compartir
¿Has visto esta película? ¡Puntúala!
1: Pésima2: Pasable3: Entretenida4: Muy buena5: Obra maestra (Realiza el primer voto)
Cargando…
portada
Infiltrado en el KKKlan

· Lee acierta con un tono de sarcasmo contenido que confiere a Infiltrado en el KKKlan una personalidad poderosa.

El policía desdoblado

Cumplidos los 60, el combativo Spike Lee ha rodado una de sus mejores películas. Es razonable el Premio Especial del Jurado en el pasado Festival de Cannes, porque en esta cinta Lee se pone al servicio de la historia, cosa que no suele hacer en su filmografía, donde prevalece el activismo sobre la narrativa. Ciertamente hay algunas películas que permiten comprobar el interesante lenguaje cinematográfico del director pero que no dejan de ser mítines, algunos muy justificados y comprensibles, pero mítines.

Yo oigo mitin, y corro en la dirección contraria.

Esta película, que tiene un metraje abrumador, me ha interesado. Lee se basa en un libro de memorias de Ron Stallworth, primer policia negro de Colorado Springs. Los guionistas, entre los que se incluye el propio Lee, hilan muy bien el relato. En los años setenta, en un momento álgido de la lucha por los derechos civiles tras el asesinato de Malcolm X (1965) y Luther King (1968), Stallworth trabaja como policía porque las autoridades han exigido que haya agentes negros. En la comisaría sufre humillaciones y desaires. Cuando le piden investigar como infiltrado a un grupo de activistas que luchan contra el racismo, Stallworth acepta.

Un día se le ocurre que puede investigar también a los racistas, al Ku Klux Klan. Ve un anuncio en el periódico, llama al teléfono que allí aparece y al otro lado de la línea está uno de sus líderes. Increíble, pero cierto. Al mostrarse convincente, los del Klan piden conocerle. Stallworth solicitation ayuda a un compañero policía, un judio llamado Zimmerman (el trabajo de Adam Driver vuelve a ser formidable).

Lee acierta al adoptar con decisión un tono de sarcasmo contenido que confiere a la película una personalidad poderosa. La interpretación de John David Washington es muy inteligente y hace honor a la tradición familiar (es hijo de Denzel, un actor habitual en el cine de Lee). El retrato de los ambientes del Ku Klux Klan estremece porque no se cae en la caricatura sino en el retrato de un grupo de fanáticos, patanes que odian mucho, sin tiempo o sin neuronas para nada más.

Reseña Panorama
s
Compartir
Alberto Fijo
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor