Algo pasa en Hollywood: De sátira política a sátira cinematográfica

Algo pasa en Hollywood | Barry Levinson vuelve a empuñar su agudeza satírica, pero esta vez no contra la política -como hiciera en El hombre del año y Cortina de humo-, sino contra la misma industria que le da de comer: la industria del cine y, más concretamente, la de Hollywood.

Basándose en un libro del guionista Art Linson, Levinson nos muestra la vida de un productor que, con dos ex esposas, varios hijos y dos películas en plena producción, tiene que lidiar en dos frentes al parecer completamente incompatibles: el personal y el profesional.

Estrellas extravagantes y caprichosas, productores estresados, directores bohemios y actrices «busconas» desfilan por este filme que quizá caiga en la simpleza y el pesimismo a la hora de caracterizar a los personajes. Además, en los conflictos del día a día se abusa demasiado de la hipérbole, cuando quizá la ironía habría resultado más convincente y efectiva.

La interpretación es muy buena, empezando por el tan oscarizado Robert De Niro en el papel de protagonista, y siguiendo por los secundarios Sean Penn, Bruce Willis o la recientemente aclamada Kristen Stewart, entre otros.

El guión fragmentado hace que el filme sea bastante irregular y que no se profundice demasiado en los personajes y en la entidad de sus conflictos. El ritmo es trepidante -es el ritmo de Hollywood-, y quizá sea ésa otra de las razones por las que no se llega a profundizar en nada. Todo está envuelto en un aura pesimista de cinismo y nihilismo que culminan en un final completamente irresuelto. Quizá sea así el mundo de Hollywood. Quizá al final lo único que queda son unos cuantos millones de dólares.


Lo mejor: La interpretación de Robert De Niro.

Lo peor: El guión fragmentado de Linson.

Ficha Técnica

  • País: EE.UU. (What just happened?, 2008)
  • Fotografía: Stéphane Fontaine
  • Montaje: Hank Corwin
  • Música: Marcelo Zarvos
  • Distribuidora: Wide Pictures
  • Duración: 104 min.
  • Público adecuado: Jóvenes-Adultos