Arthur y la venganza de Maltazard: Entre Pinto y Valdemoro

¿Recuerdan a Arthur y los Minimoys? Una obra amable en la que un chico de 10 años entra en el mundo mágico y microscópico de los Minimoys, que se encuentra en el jardín de su casa, derrota a un malvado y salva a una princesa, Sélénia, antes de volver al mundo real.

Cuando la nueva película comienza, Arthur se prepara para acudir de nuevo al mundo de los Minimoys, donde han organizado una fiesta en su honor. Pero el padre de Arthur ha decidido regresar a la ciudad, frustrando aquel encuentro. Arthur se había resignado a no ver a Sélénia cuando una araña deposita en su mano un grano de arroz con un mensaje de socorro.

Sólo hay que decir un par de cosas a propósito de esta secuela. La primera, el lado positivo, es que la realización es correctísima, la animación es de calidad, los saltos del mundo real al fantástico son oportunos, y siempre es un placer volver a ver a Mia Farrow (La rosa púrpura del Cairo) en la pantalla.

El lado negativo es que Arthur y la venganza de Maltazard es tan sólo el prólogo de la gran batalla que es el libro tercero -y la tercera película, ya rodada- de la saga de Arthur. El tema daría para un corto, pero es un largo relleno con disparates: los padres de Arthur, que no aparecían en la primera entrega, son tontos; sus gags, ridículos, y ocupan demasiado espacio. En cuanto al mundo fantástico al que llega Arthur, ha perdido su encanto, es una especie de Bronx, con un ligero toque sensual y chabacano, que desaconseja la cinta para los muy pequeños. En fin, Maltazard aparece al final para anunciar que la historia continúa.

Graciosa y entretenida pero sin chispa.

Ficha Técnica

  • País: Francia (Arthur et la vengeance de Maltazard, 2009)
  • Fotografía: Thierry Arbogast
  • Música: Eric Serra
  • Duración: 93 min.
  • Público adecuado: Jóvenes
  • Distribuidora: DeAPlaneta
  • Estreno en España: 19 febrero 2010
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete
Reseña
s
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.