Inicio Críticas películas Coco, de la rebeldía a la leyenda de Chanel

Coco, de la rebeldía a la leyenda de Chanel

Anne Fontaine dirige una biografía de Coco Chanel de impecable factura técnica y muy poco interés argumental

- Anuncio -

Dirección: Anne Fontaine Guión: A. Fontaine, Camille Fontaine Fotografía: Christophe Beaucarne Montaje: Luc Barnier Música: Alexandre Desplat Intérpretes: Audrey Tautou, Benoît Poelvoorde, Alessandro Nivola, Marie Gillain, Emmanuelle Devos Duración: 110 m. Público apto: +18 Distribuidora: Warner 

Francia (Coco avant Chanel), 2009. Estreno en España: 5.6.2009

Poca aguja y algo de hilo

Todo queda en Francia. La realizadora gala Anne Fontaine dirige este biopic de la que es quizás la figura emblemática de la moda: Coco Chanel, francesa, por supuesto. La cinta, como su título original indica (más atinado que la traducción al castellano), cuenta la historia de Gabrielle Chanel antes de convertirse en un icono de la moda. La empresa no es sencilla porque Chanel acostumbraba a dar versiones contradictorias sobre su infancia y juventud.

Fontaine se basa en la biografía de Edmonde Charles-Roux, L’Irreguliere, y arranca bien, mostrando una Coco de genio fuerte, caprichosa y amoral que tiene como objetivo entrar en la alta sociedad francesa como sea (léase a partir de sus amantes). El problema es que, a medida que avanza la historia (que por cierto no llega nunca a avanzar demasiado), la realizadora francesa parece también ena­mo­rarse del personaje y la película cae en un retrato excesivamente elogioso que sortea absolutamente las cuestiones controvertidas de la vida de Chanel y se muestra indulgente con la dudosa honradez y el desequilibrio de algunas de sus reacciones. Por otra parte, Fontaine agarra el megáfono y se olvida de la sutileza cuando amplifica –como un guiño servil al pensamiento políticamente correcto- algunas opiniones de la diseñadora; por ejemplo, su visión negativa del matrimonio.

La película está bien interpretada por una Audrey Tautou que guarda un parecido físico sorprendente con la diseñadora. La puesta en escena, como no podía ser menos, está muy cuidada, pero definitivamente la película va de más a menos y le acaba pesando excesivamente el to­no laudatorio, el ritmo lento y la decisión de tocar sólo de puntillas la relación de Chanel con la moda, que al fin y al cabo es lo más interesante de su vida.

Ana Sánchez de la Nieta