Submarine: Si Godard y Truffaut hubiesen nacido en Liverpool

Submarine. La opera prima de Richard Ayoade es una comedia diferente, ocurrente y alienígena que elude deliberadamente el hermetismo. Un versión británica y moderna de “Los 400 golpes” de Truffaut con la estética Nouvelle Vague de Godard.

Oliver Tate es un chico de quince años con unos padres que parecen salidos de una película de Wes Anderson: extravagantes y patéticos hasta decir basta. Oliver es más de estilo francés, su peinado y su voz en off nos recuerda mucho a la Nouvelle Vague. Es uno de esos adolescentes que se enamora de una chica que no le corresponde, sus amigos no le entienden y sus padres no hacen más que distanciarse de él. Podía ser muy deprimente y tópico, pero hay cierta amabilidad en el retrato.

Esta opera prima de Richard Ayoade juega a ser distinta con el montaje, la música y los personajes. Y lo consigue sin molestar, sin llegar a la genialidad que pretende pero sin dejar de ser una película entretenida con destello de creatividad.

El casting es muy bueno, con actores ingleses que se adaptan bien al look setentero y serenamente desquiciado, especialmente el primerizo Craig Roberts, al que hemos podido ver en pequeño papeles en Luces rojas y Jane Eyre, y que aquí aguanta el peso dramático de toda la película. La música de la película también favorece mucho el tono melancólico y vanguardista de la película gracias a las canciones de Alex Turner, solista de Arctic Monkeys.

Ficha Técnica

  •  Erik Wilson
  • Montaje: Chris Dickens, Nick Fenton
  •  Andrew Hewiit
  • Distribuidora: Versus
  •  97 minutos
  • Mayores de 18 años (SD)
  • Estreno: 31/10/2012

EE.UU. / Reino Unido. 2010. 

Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año