Jet lag: Viaje a ninguna parte

Hay días en los que parece que los hados se confabulan contra uno y le sumergen en situaciones tan surrealistas e inverosímiles que lo único que resta es esperar a que la jornada se acabe lo antes posible sin demasiadas repercusiones. Ya se había levantado Michelle Pfeiffer con el pie izquierdo en Un día inolvidable hasta que llegó George Clooney para liar más la madeja. Al igual que le ocurrió a Ethan Hawke y Julie Delpy en Antes de amanecer. En el 2003 les toca el turno a Jean Reno y Juliette Binoche en Jet lag.

Con esta comedia francesa de retrasos aéreos, encuentros desafortunados y posturas irreconciliables retorna a la dirección la guionista Danièle Thompson (La reina Margot, Los que me quieran cogerán el tren, La Bûche). El hijo de la directora, Christopher, vuelve a ayudar a su madre en el guión, en una historia que pone la lupa en la dificultad de las relaciones humanas, en la negación obstinada de los propios defectos que suele ir acompañada de una despiadada y desarrollada capacidad de sopesar los ajenos. La mordacidad será la moneda de cambio que usarán los personajes en una tesitura que les lleva a un irremisible enfrentamiento en el que afloran diferentes maneras de ver la vida.

Precisamente en esta dialéctica se esconde la mayor baza de Jet lag: grandes interpretaciones de actores minuciosamente dirigidos, que minimizan la previsibilidad y el confesado estilo hollywoodiense de la cinta. La Binoche está espléndida y Reno, sorprendente y renovado. Ambos construyen personajes sólidos e inquietantes que consiguen enamorar a la cámara desde el inicio del metraje. Sergi López, tan apreciado por la cinematografía francesa, tiene una colaboración tan corta como contundente, desencadenante del punto de inflexión de las vidas de un cocinero al borde de un ataque de nervios y una estilista que maquilla sus fracasos con sombra de ojos y rimel.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Patrick Blossier
  • Montaje: Dylvie Landra
  • País: Francia
  • Distribución: Vértigo
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año