La espectadora: Soledades

Valeria es una mujer joven introvertida y solitaria. Trabaja en Turín como intérprete y traductora simultánea. Su horizonte vital, fuera del trabajo, se reduce a contemplar a su vecino Massimo, un médico cuarentón que ignora el interés que ha despertado en la joven. Valeria le mira por la ventana, busca pequeños encuentros casuales, que él no nota; en una convención a ella le correspondió ser su intérprete… Un día Massimo se traslada a Roma, para vivir y trabajar cerca de su amante, Flavia, una viuda que está escribiendo sus recuerdos del desaparecido marido.

Una historia de tres soledades compartidas; la de Valeria, platónicamente enamorada de un hombre a quien no se atreve a hablar a pesar de ser capaz de arriesgarlo todo por él, y que como desahogo no le importa acostarse con un desconocido; la de Flavia, que no ha sabido superar la muerte de su marido; la de Massimo en fin, que a sus cuarenta años decide que es hora de sentar la cabeza y formar una familia.

- Anuncio -

La espectadora es un ejercicio de estilo. El director y guionista Franchi juega con habilidad con la composición, formas, miradas y silencios; como un maestro ajedrecista que combina continuamente tres piezas significando siempre lo mismo o la nada: estoy solo y querría no estarlo; estoy contigo pero estoy solo. Para este juego cuenta con la preciosa mirada de Barbara Bobulova (Manuale d’amore) que, a modo de esfinge, dice todo y nada.

Un ensayo, pues, sobre la soledad moderna, destinado a un público minoritario, dispuesto a apreciar una historia triste en la que apenas sucede nada, que invita a la reflexión y no a la acción.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Giuseppe Lanci, Stefano Paradiso
  • Montaje: Alessio Doglione
  • Música: Carlo Crivelli
  • Duración: 98 min.
  • Público adecuado: +16 años (S)
  • Distribuidora: Sagrera
  • Italia (La spettatrice), 2004
  • Estreno: 29.12.2006
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete
Reseña
s
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.