La violinista: Música, ambición y sueños rotos

· Crítica de La violinista | Estreno 11 de junio de 2021.
· Paavo Westerberg, actor y galardonado guionista en su país de origen, co-escribe y dirige esta película so­bre músicos y sueños rotos con precisión y mesura.

La música ha sido compañera de viaje, e incluso copiloto, de varios dramas en los últimos años. Hemos sido tes­tigos de las mil y una batallas que el músico libra con­sigo mismo por buscar la perfección, por lograr el equi­librio, por no perderse entre ambición y vida. La violinista nos introduce en esos fríos y descarnados duelos en los que solo una de las partes puede resultar vencedora. Vida o música, música o vida.

Paavo Westerberg, actor y galardonado guionista en su país de origen, co-escribe y dirige esta película so­bre músicos y sueños rotos con precisión y mesura. El guion no sorprende por su originalidad, pero Westerberg, acostumbrado a estar frente a la cámara, dirige la obra mirando a sus actores, con una fría mesura que en­tierra sentimientos y pasiones tras una fina capa de hie­lo. Karim es una reconocida violinista que, tras un acci­dente, se ve obligada a dejar la interpretación para ser profesora de música. Un sueño roto y una solución no deseada que viran el rumbo de la película. Que no se equi­voque el espectador que espera ver una redención a lo Soul (2020), segundas oportunidades a lo Sound of Me­tal (2020), o un mapa sobre encrucijadas a lo La La Land (2017).

La película arranca con una violinista apasionada y de­sesperada en batalla contra sí misma. Igual que el Con­cierto para violín en mi menor de Mendelssohn -un pro­tagonista más de esta obra-, nuestra violinista va tamizando sus notas agudas y desgarradoras gracias a la correctísima orquesta de actores que Westerberg dirige. La fotografía de la película transmite la pasión por la mú­sica clásica de un modo casi táctil, mientras que la edi­ción de sonido logra también capturar el frío inhóspi­to de un corazón roto que busca un sustituto para su vio­lín adorado. Karim conoce a un joven estudiante con gran ambición y la relación entre ambos conducirá la pe­lí­cula hacia terrenos más cercanos a Whiplash (2015) o Bohemian Rhapsody (2018), eso sí, marcados por la sobriedad y la distancia, más adecuadas a la música clásica y los paisajes helados de Finlandia.

Una película sin concesiones a los excesos emocionales que una historia así habría reclamado en Hollywood, pe­ro que se acerca peligrosamente al drama sensual. Llena de silencios, quietud y primeros planos, La violinista nos introduce en el oscuro interior de los personajes, cu­biertos todos por una fina capa de hielo cortante. La cin­ta seduce por su factura, pero resulta un tanto cruda y no ofrece, ni siquiera, el consuelo de un violín que ali­vie y reconforte.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Marek Wieser
  • Montaje: Samu Heikkilä
  • Vestuario: Karoliina Koiso-Kanttila
  • Duración: 124 min.
  • Público adecuado: +18 años (X)
  • Distribuidora: Adso
  • Finlandia (Viulisti), 2018
  • Estreno: 11.6.2021
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Reseña
s
Profesora universitaria. Doctora en Comunicación Audiovisual con una tesis sobre la representación cinematográfica de la memoria personal en la ficción y el documental