Misteriosa obsesión

El director, Joseph Ruben, ha realizado películas comerciales, no exentas de interés como El buen hijo, Durmiendo con su enemigo, Asalto al tren del dinero

Misteriosa obsesión
Misteriosa obsesión

Misteriosa obsesión: Políticamente incorrectísima

Misteriosa obsesión | Así es: incorrectísima políticamente hablando, puesto que todo se apoya, sustenta, basa, mantiene, asienta, fundamenta, etc., etc., en el estable, irreductible o irreducible, consistente, firme, seguro, inamovible y permanente amor de una madre por su hijo. Aquí viene bien esa cita poética de la Biblia: «Las muchas aguas no podrán ahogar el amor». En la película no se trata ni de furiosas cataratas ni de embravecidos mares contra el amor de Julianne Moore por su hijo, sino de olvido (El título original es The Forgotten). Un olvido producido e inoculado, fomentado en ella, y en Dominic West…, por una fuerza maligna: no puedo decir más. Más sería estropear o destripar o reventar la película. Stop.

El director ha realizado películas comerciales, no exentas de interés: El buen hijo, Durmiendo con su enemigo, Asalto al tren del dinero…, y películas interesantes no exentas de éxito comercial: Regreso al paraíso, Solo ante la ley, etc. No sorprende, pues, encontrarse con una Misteriosa obsesión muy bien narrada, bien dosificada, digo, con las justas gotas de suspense para conseguir tener al espectador en vilo; y provocando sustos de manera legítima, y muy eficaz.

- Anuncio -

Igualmente, el guionista es un buen profesional, y también novelista, y diría que eso se nota, porque los caracteres o personajes están bien creados, son consistentes, las situaciones están llenas de detalles que dan viveza a la historia, y ésta, aunque esté hecha de modo especial para entretener, queda empapada y enriquecida a lo largo de su desarrollo por esta línea fuerte: la siempre conmovedora verdad de que el amor de los padres a sus hijos les puede llevar hasta… -¿qué diré para no dar pistas del argumento?-, hasta el sacrificio.

Ya he citado a Moore y a West, los dos muy adecuados y verdaderos en sus papeles, y muy bien compenetrados, por así decir, entre sí. Los otros personajes, no precisamente menores, cooperan perfectamente en la veracidad o credibilidad de una historia (hasta ahora no lo había dicho) fantástica, o de ciencia-ficción. Pero es más humana y emotiva que de ciencia-ficción, mucho más, pues… a lo mejor no es ni siquiera ciencia-ficción.


Misteriosa obsesión (2004):

País: EE.UU. Dirección: Joseph Ruben Guión: Gerald DiPego Fotografía: Anastas Michos Montaje: Richard Francis-Bruce Música: James Horner Intérpretes: Julianne Moore, Dominic West, Gary Sinise, Alfre Woodard, Linus Roache, Anthony Edwards Distribuidora: Columbia Tristar