Swing: Jazz Manouche

El director gitano Tony Gatlif, autor de películas tan personales como El extranjero loco o Vengo, en la que trabajaba el bailaor Antonio Canales, vuelve a la música con Swing, un homenaje al llamado Jazz Manouche. Esta película musical cuen­ta la historia de Max, un chaval de diez años que está veraneando con su abuela en la Alsacia. Allí conoce a un grupo de gitanos que hacen de la guitarra y la canción su forma de vida. Max consigue que el jefe, Miral­do, le dé clases de guitarra a escondidas de la abuela. Es entonces cuando conoce a Swing, una chica de ese campamento desbordante de vitalidad.

Dirigida a un público melómano

Swing es una pequeña historia de amor y mú­sica que sirve de excusa para hacer un homenaje a esa música tan particular. El jazz de los Manouches, es decir, de los gitanos de Fran­cia y Centroeuropa, es un estilo que se ini­ció con el célebre guitarrista francés Djan­­go Reinhardt (aquel que obsesionaba al inefable Emmet Ray -Sean Penn en Acor­des y desacuerdos, de Woody Allen). El mun­do del cual él pro­cedía es una mezcla de Bal-mussette parisino y de melodías tradicionales gitanas, y se complementó perfectamente con la libertad de improvisación que proporciona el jazz, dando así origen a su tan personal estilo. La película es delicada y grata, pero dirigida a un público muy melómano.

- Anuncio -
Swing
Swing

Ficha Técnica

  • Fotografía:Claudie Garnier
  • Montaje: Monique Dartonne
  • Música: Mandino Reinhardt
  • País: Francia
  • Año: 2002
  • Distribuidora: Karma Films 
  • Estreno en España: 12.03.2004
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año