Uncle Boonmee recuerda sus vidas pasadas: Estilismo comprometido

La última película del cineasta tailandés Apichatpong Weerasethakul no otorga ninguna concesión al espectador. Ganadora de la Palma de Oro en la última edición del Festival de Cannes y del Premio de la Crítica en el Festival de Sitges, Uncle Boonmee recuerda sus vidas pasadas se encuadra dentro de ese rango de películas de una belleza extraordinaria pero de difícil asimilación.

Basada en una novela también tailandesa, la cinta narra los últimos días de Boonmee, que decide rodearse de sus seres queridos antes de abandonar este mundo. Así, sorprendentemente, el fantasma de su esposa fallecida hará actos de presencia para cuidar de él y su hijo, desaparecido hace tiempo, regresará a casa bajo una forma no humana. Considerando las razones de su enfermedad, Boonmee caminará por la jungla con su familia hacia una misteriosa cueva en la cima de una colina, lugar del nacimiento de su primera vida…

El principal problema que el espectador encuentra a la hora de abordar este largometraje es la falta de referentes y de contextualización geopolítica. Uncle Boonmee recuerda sus vidas pasadas es un ambicioso proyecto de Weerasethakul que va más allá de la propia cinta. Bajo el nombre de Primitive Project, la más reciente empresa del tailandés pretende capturar la situación del noroeste de su país natal, un emplazamiento marcado por una violenta historia política; circunstancia a la que se suma el anhelo del realizador por capturar «los procesos de destrucción y extinción de las culturas y de las especies: en los últimos años, en Tailandia, el nacionalismo, alimentado por los golpes militares, ha producido un enfrentamiento de ideologías. Ahora existe un organismo estatal que actúa como una especie de policía moral que prohíbe las actividades «inapropiadas» y destruye su contenido. Es imposible no relacionar la historia del tío Boonmee y sus creencias con esto».

A medio camino entre lo onírico y el realismo mágico, Uncle Boonmee recuerda sus vidas pasadas es un filme de una belleza visual impresionante y un tempo narrativo dilatado hasta lo indecible que requiere del espectador toda su paciencia y atención.

Díficil, abrumadora, estilizada, la película nos brinda la ocasión de enfrentarnos a una forma distinta de entender el medio cinematográfico y la vida que se aleja vertiginosamente de las concepciones a las que nos tiene habituados el mercado estadounidense.

▲ La fotografía.

▼ La necesidad de conocer la cultura y la historia reciente de Tailandia para entender la narración.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Sayombhu Mukdeeprom, Yukontorn Mingmongkon, Charin Pengpanich
  • Montaje: Lee Chatametikool
  • Música: Varios
  • Duración: 113 min.
  • Público adecuado: +16 años (X-)
  • Distribuidora: Karma
  • Tailandia (Lung Boonmee raluek chat), 2010
  • Estreno: 26.11.2010