The Man in the High Castle: USA nazi

Phillip K. Dick es, junto a Stephen King, el mayor responsable de los argumentos del cine y la televisión de ciencia-ficción desde hace casi medio siglo. No es de extrañar que hasta haya una serie con su nombre: Phillip K. Dick’s Electric Dreams. The Man in the High Castle (El hombre en el castillo) es una distopía sobre qué hubiese pasado si los nazis hubiesen ganado la II Guerra Mundial (algo parecido a lo que plantea la reciente serie de David Simon, La conjura contra América). La serie plantea que Estados Unidos habría sido ocupado por Japón. La pérdida de libertades genera una resistencia clandestina que intentará volver a la democracia expulsando a los invasores.

Frank Spotnitz es el creador de la serie y uno de sus guionistas. Con más de dos décadas en televisión, su mayor éxito fue con la interminable Expediente X, iniciada en 1998. También ha sido el responsable de series fallidas pero ambiciosas desde la producción como Transporter o Los Medici. Su trabajo en la recreación de un mundo alternativo destaca por el esmerado diseño de fotografía, vestuario, maquillaje y localizaciones. Rodada entre Estados Unidos, Canadá y Reino Unido, esta ficción muestra un país que intenta expresar el esplendor del nazismo triunfante en sus calles y edificios, además de la obligatoria sustitución de la bandera americana por las intimidantes esvásticas.

En el reparto de la serie destaca una actriz de belleza muy personal como Alexa Davalos. Esta intérprete franco-estadounidense de 38 años ya había destacado como Kyra en Las crónicas de Riddick (2004), con Vin Diesel en plena forma. En el desarrollo de su personaje están los elementos esenciales de la lucha heroica contra la tiranía. Como personaje antagónico está John Smith, interpretado por el británico Rufus Sewell, que acaba de bordar un secundario magistral en El padre, de Florian Heller. Su gradual perversidad es de lo más inquietante de una serie que tiene momentos de atasco considerables.

Al guion le falta un desarrollo más dinámico y una reconsideración del número de capítulos que a veces resulta excesivo. El motor de la serie al que alude en el título tarda bastante en esclarecerse, algo que podía ser una ventaja si se midiesen mejor el resto de puntos fuertes del relato.

A pesar de estas limitaciones, The Man in the High Castle tiene suficientes puntos de interés como para conectar con un público mayoritario de todo tipo de edades. Con excepción de algunos detalles soeces muy puntuales, esta ficción es una ventana abierta a un tiempo posible aterrador que puede gustar a casi toda la familia. Así lo demuestran las cuatro temporadas que se ha mantenido en plataformas de todo el mundo.

Ficha Técnica

  • País: EE.UU., 2015
  • Fotografía: Gonzalo Amat, James Hawkinson
  • Música: Dominic Lewis, Henry Jackman
  • Duración: 4 temporadas (10 capítulos de 50-60 minutos cada una)
  • Emisión en España: Amazon Prime Video
  • Público adecuado: +16 años (X-)
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año