Retorno al castillo de Brideshead

Retorno a Brideshead (2008)
Retorno a Brideshead (2008)

Retorno al castillo de Brideshead

Brideshead es un personaje más del libro Retorno a Brideshead. Tenía que provocar una sensación de opresión y al mismo tiempo ser el lugar que a Charles Ryder le parece fantástico, hermoso, soleado y lleno de luz.

Brideshead es la casa solariega de la familia Marchmain. Es una parte integral de la película, un personaje poderoso y una presencia en sí misma, que afecta a Charles Ryder casi tanto como sus carismáticos moradores. Ya que gran parte de la historia gira en torno a Brideshead, era de vital importancia encontrar un entorno espectacular y adecuado para esta casa de época, aristocrática y exquisita.

«Brideshead es un personaje más del libro», dice el productor Kevin Loader. «Tenía que provocar una sensación de opresión y al mismo tiempo ser el lugar que a Charles Ryder le parece fantástico, hermoso, soleado y lleno de luz». El director Julian Jarrold añade: «Al principio debía ser hermosa y fascinante y hacia el final, debía volverse siniestra, oscura y oprimente. Buscamos por todas partes, pero lo que se describe en el libro ya no existe».

El equipo de producción buscó casas por toda Inglaterra hasta que encontraron una que tenía el estilo arquitectónico de la época, un ambiente católico con una exquisita capilla, elementos barrocos, una iconografía religiosa y que dejaría al público con la boca abierta: el castillo de Howard, en Yorkshire.

«Éramos muy conscientes de que el público la asociaba con Retorno a Brideshead, ya que fue donde se rodó la adaptación televisiva», dice Kevin Loader. «De hecho, hay gente que piensa que es realmente Brideshead. Es un lugar increíble con una gran presencia en la pantalla».

Entre las muchas maravillas del castillo de Howard está el espectacular vestíbulo, de 25 metros de altura, con techos abovedados y magníficos jardines con una fuente central. «La fuente fue uno de los motivos por los que elegimos este lugar», dice Loader. «Una parte importante del guión gira en torno a una fuente bastante dominante, y la del castillo de Howard se parece a la del libro. Tiene un motivo de Atlas maravilloso que encaja perfectamente con la casa. ¡Qué fuente tan increíble!».

Jarrold comenta, sobre la versatilidad del castillo, que «la fuente era un elemento visual clave, pero el vestíbulo también es grande y espectacular, lo que encaja con Lord Marchmain. Tiene una magnífica capilla, una hermosa casa de verano (el Templo de los Cuatro Vientos) en la que Charles, Sebastian y Julia beben en una cálida noche de verano e interminables pasillos. Era justo lo que buscábamos».

El castillo de Howard es propiedad de la familia Howard y, además de ser una localización magnífica, es uno de los atractivos turísticos más importantes de Reino Unido. «Nos preocupaba que las visitas guiadas pudieran interferir con un rodaje de seis semanas a principios del verano de 2007. Rodamos en un ala de la casa, mientras que los turistas recorrían la otra ala. Pensé que iba a resultar problemático, pero funcionó muy bien», dice Julian Jarrold.

«Éramos un grupo bastante invasivo (equipo técnico, actores, vestuario, attrezzo) y queríamos vivir en el castillo de Howard durante seis semanas, nuestros diseñadores incluso más», dice Kevin Loader. «Estar en una casa en la que vive su propietario y que éste tenga autoridad absoluta para decidir qué hacer resultó de gran ayuda y Simon Howard nos apoyó en todo. No tuvimos ninguna restricción para rodar y el Castillo de Howard está lleno de tesoros».

Simon Howard recuerda el rodaje de la serie de Retorno a Brideshead en el Castillo de Howard y la prosperidad que trajo a la propiedad, que aumentó el interés del público, pero tenía dudas sobre autorizar otro rodaje en su casa solariega. Al final pensó: «¿¡Realmente creo que debería haber otra casa llamada Brideshead en este país!?». Simon añade: «Desde el primer día participé en la producción, tomando decisiones sobre si se podían mover o retirar muebles o cuadros y sobre qué se podía hacer y qué no. Como administrador del castillo tengo esas responsabilidades, pero el rodaje resultó mucho menos complicado de lo que me temía y eso es mérito del equipo técnico y de nuestro personal. Disfruté mucho. Fue muy divertido».

Rodar en este enorme edificio también supuso enfrentarse a dificultades técnicas, como iluminar el castillo de Howard. «Iluminar el Great Hall fue como iluminar una catedral. Es un espacio muy grande y fue muy complicado», dice Kevin Loader.

El director de fotografía Jess Hall y Julian Jarrold estudiaron los distintos aspectos que querían para las distintas partes de la película y esto suponía utilizar dos paletas de colores para Brideshead que reflejasen las primeras visitas de Charles a Sebastian y Julia en 1925 y cuando visita a Julia en 1935. «Queríamos que el look evolucionara con la historia. Cuando Charles visita Brideshead por primera vez hay un ambiente optimista y se enamora del lugar. Queríamos crear una calidez romántica y que le diera de lleno el sol cuando la ve por primera vez. Esto contrasta con el último periodo de Brideshead, que es bastante frío, de colores grises y con una iluminación bastante diferente, mucho más suave y fría», explica Jess.

El reparto no pasó por alto que estaban rodando en una de las casas de campo más espectaculares de Inglaterra. Caminar por las losas de piedra de los pasillos del castillo de Howard, llenas de siglos de historia, les ayudaron a entender el contexto y la historia de sus personajes. «Estar en el Castillo de Howard me ayudó mucho como actor. Nada más pisarlo te imaginas que vives allí y eso resulta de gran ayuda. Te nutre como actor», comenta Ben Whishaw. Hayley Atwell añade: «Al pasarte todo el día allí, interiorizas el espacio y su arquitectura y te adaptas a ellos. Empiezas a caminar y sentarte de una forma diferente y te imaginas que ésta es la casa en la que ha crecido tu personaje. Recorría las habitaciones pensando: Esta es mi habitación, aquí es donde jugaría de niña con Sebastian y aquí es donde haría el amor con Charles. Todas estas cosas hacen que sea más fácil darle vida a tu personaje».

Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año