Alexander Skarsgård (Big Little Lies), como Becker, Michael Shannon (La forma del agua), como Kurtz, y Florence Pugh (Lady Macbeth), nominada al BAFTA como Charlie, protagonizan La chica del tambor, la nueva apuesta de Movistar+ que se estrena el próximo viernes 11 de enero.

La serie, de seis capítulos (60 minutos de duración) y dirigida por Park Chan-wook, está basada en la novela homónima -una de las más conocidas- de John Le Carré, y retrata a modo de adictivo thriller de espionaje e intriga un mundo en el que las líneas entre el héroe y el villano, y entre el amor y el odio, se mezclan peligrosamente.

Ambientada a finales de la década de 1970, observamos la vida de Charlie, una joven, inteligente e insatisfecha actriz británica, cuya vida da un giro radical después de conocer al misterioso Becker, mientras pasa unas vacaciones en Grecia. Pronto se hace evidente que sus intenciones no son lo que parecen, y este encuentro acaba en un complejo complot ideado por un oficial de inteligencia israelí llamado Kurtz.

Charlie asume el papel de su vida como agente doble, pero a pesar de su dominio natural de la tarea en cuestión, se encuentra inexorablemente arrastrada a un mundo peligroso lleno de duplicidades y donde tendrá que replantearse sus propios valores morales.

La chica del tambor, de los productores ejecutivos de El infiltrado, premiada con varios Globos de Oro, también marca el debut televisivo del cineasta surcoreano Park Chan-wook (Oldboy, La doncella).

La serie fue filmada en localizaciones de todo el mundo, incluidas las calles de Londres y Praga, y en monumentos como el Partenón de la Acrópolis de Atenas y el Templo de Poseidón en la península griega de Ática.