La desaparición de Eleanor Rigby [8]

0
1060

McAvoy y Chastain lideran un quinteto de muchísimo talento con un guión formidable del debutante Ned Benson.

  Dirección y guión: Ned Benson Fotografía: Christopher Blauvelt Montaje: Kristina Boden Música: Son Lux Intérpretes: James McAvoy, Jessica Chastain, Viola Davis, William Hurt, Isabelle Huppert Duración: 122 minutos Distribuidora: Wanda Visión Publico adecuado: +18 Contenidos: XD

The dissappearance of Eleanor Rigby (Them), EE.UU, 2014. Estreno en España: 3 de octubre de 2014

“Un retrato emotivo de dos personas que se aman, pero no son capaces de vivir juntos; y es un placer, en su mayor parte, pasar dos, o tres o cinco horas en su compañía”. Estas palabras del crítico de Variety sintetizan la impresión que tuve al ver la película. Una historia de idas y venidas, de secretos y silencios que cuesta descifrar, de dos actores que te emociona verles andar, sonreír, llorar, mirar. Te crees todo lo que hagan y todo lo que digan.

Ned Benson (Nueva York, 1977) se estrena como director y guionista con esta película que nace de un proyecto anterior presentado en 2013. En realidad la historia se dividía en dos partes de 100 y 90 miinutos, la primera dedicada a ella, la segunda a él. Al final ha sintetizado las dos en una película de poco más de dos horas en las que se nota que el montaje es a veces abrupto, poco coherente con una historia que le vienen mejor los puntos suspensivos y que los puntos y aparte.

Salvando esta limitación la película es emotiva, sincera, compleja y a la vez bastante transparente. Las teclas que se tocan son universales y los perfiles de los personajes están muy bien detallados, con un cariño evidente por los protagonistas y los secundarios que son un refuerzo indispensable de la historia. No sólo William Hurt, Isabelle Hupertt y Viola Davis -las voces adultas de la película- tienen buenos diálogos, también los jóvenes Nina Arianda y Bill Hader, tienen un significado especial como confidentes de los protagonistas.

La desaparición de Eleanor Rigby se acerca a las intenciones y el estilo de películas como la trilogía de Richard Linklater (Antes de amanecer, atardecer y anochecer) o Blue Valentine, protagonizada por Ryan Gosling y Michelle Williams. Pero me parece que en casi todo la película de Ned Benson sale ganando. En interpretación, fotografía, guión… En que la historia y los personajes tienes más luces y sombras, con un romanticismo en el que se supera  el sentimentalismo egocéntrico y el utilitarismo sexual. Por eso este amor de idas y venidas no es puro capricho, hay lagrimas y dolor, pero también hay comprensión y perdón. Es emocionante ver cómo la película logra transmitir la necesidad que tienen el uno del otro para que sus vidas no sean un completo desastre.

A este tono melodramático y sugerente le viene muy bien la música del primerizo Son Lux que recoge la herencia de películas como Lost in translation o Drive. El deambular de Chastain y McAvoy perdidos en calles solitarias de Nueva York con la banda sonora electrónica y minimalista es realmente mágico. Muy cercano al de Javier Pereira y Aura Garrido en Stockholm, una película también muy cercana a este descubrimiento que ha deslumbrado en su paso por los festivales de Toronto, Cannes y San Sebastián.

Claudio Sánchez

No hay comentarios