Them: Una historia de violencia

Situada en los años 50 en la soleada California, esta serie antológica dista de ser luminosa y complaciente. Los diez episodios de los que consta la primera temporada son un despliegue de furia, horror y sangre. La furia la pone el creador, Little Marvin; el horror es por cortesía de una suerte de atroces vecinos racistas y otras fuerzas malignas; y la sangre pertenece a la familia Emory, quienes se instalan en Los Angeles en el muy blanco barrio de Compton, una de esas idílicas urbanizaciones de porches de madera y césped recién cortado que retrataron tipos como John Cheever (El nadador -1968-) en sus cuentos.

El productor ejecutivo y escritor Little Marvin puso en marcha el proyecto con un ojo puesto en el presente y otro en el pasado. Según sus propias palabras, Them comenzó a tomar forma en su cabeza al recibir cada día en su móvil decenas de vídeos de familias afroamericanas atemorizadas por la violencia policial. Sin embargo, para hablar de la actualidad encuadra la trama dentro de lo que se dio en llamar la Gran Migración, cuando a mitad del siglo XX miles de familias negras abandonaron los estados del sur marchando hacia el oeste.

Them muestra el lado más siniestro del sueño americano, sustanciado en el deseo de ascender socialmente y conseguir un buen trabajo, además de una casa propia. Un hogar que se va a convertir en la mansión encantada de todos los cuentos, con sus fantasmas, sus sótanos oscuros, sus habitaciones prohibidas y el mal rondando día y noche. Abocando a sus dueños a una pesadilla sin fin. Al utilizar el terror como medio para hacer una instantánea de la sociedad afroamericana, Marvin sigue la estela del director Jordan Peele (Déjame salir, Us), pero aparcando el humor y yendo mucho más allá en la truculencia de las imágenes y en su crítica social.

Posee una gran carga de violencia psicológica y física; y puede resultar perturbadora y controvertida. Todos los personajes de raza negra son buenos y todos los blancos malos. Lo que provoca que toda la tramoya vecinal sea en cierta forma una escalada de maldades previsible; mientras que la subtrama que más sorprende es la de puertas adentro, ese miedo visceral que cada uno de los miembros de la familia esconde. La serie muestra de manera desconcertante y brutal los deseos más íntimos de los protagonistas, acechados por sus demonios internos en un descenso irremediable hacia la locura. La sucesión sin tregua de hechos negativos hace que por momentos la historia pueda llegar a cansar, habría necesitado de algún personaje positivo que la oxigenara.

Está rodada con gran poderío visual y sonoro, con un estilo que recuerda más al cine de los 70 que de los 50, pues sus influencias hay que buscarlas en El exorcista (1973) o Carrie (1976). Tanto la ambientación como la fotografía están muy cuidadas, pero son las interpretaciones de todo el elenco el punto fuerte. Deborah Ayorinde y Ashley Thomas conforman una pareja creíble que pasa por vicisitudes extremas que les llevan a mostrar los más pavorosos sentimientos. Les acompañan sus dos hijas: Shahadi Wright Joseph da vida a una adolescente ansiosa por integrarse en la escuela; pero es sin duda la pequeña Melody Hurd quien, a pesar de su corta edad, exhibe unos registros interpretativos que dejan sin habla al espectador.

Ficha Técnica

  • País: EE.UU., 2021
  • Dirección: Nelson Cragg, Craig William Macneill, Ti West, Janicza Bravo, Daniel Stamm
  • Fotografía: Checco Varese
  • Montaje: David Kashevaroff
  • Música: Mark Korven
  • Diseño de producción: Tom Hammock, Adam Davis
  • Vestuario: Mari-An Ceo, Felicia Leilani Jarvis
  • Duración: 1 temporada (10 capítulos de 40 minutos)
  • Emisión en España: Amazon Prime Video
  • Público adecuado: +16 años (V)
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete
Reseña
s
Escritor de relatos de terror y misterio, y guionista de cine y televisión. Admirador de Ford, Kurosawa, Spielberg y Hitchcock, no necesariamente en este orden