Domingo, abril 23, 2017
Una pastelería en Tokio

Una pastelería en Tokio

Bellísimo relato, con una humanidad y sensibilidad poco comunes

1081
0
Compartir
¿Has visto esta película? ¡Puntúala!
1: Pésima2: Pasable3: Entretenida4: Muy buena5: Obra maestra (5 votos. PUNTUACIÓN de usuarios: 4,60 sobre 5)
Loading...Loading...
portada
Una pastelería en Tokio

· Una pastelería en Tokio tiene bastantes momentos en los que tocas a Dostoyevski. Ese ruso tan presente en el cine de los grandes maestros.

Alubias dulces

Sentaro es un hombre taciturno que dirige una pequeña y tosca pastelería. Necesita un ayudante y pone un anuncio. Una anciana se presenta para ocupar el puesto.

Bellísimo relato, con una humanidad y sensibilidad poco comunes. Que la película sea pequeña (lo es porque debe serlo) no empaña el brillo del objetivo de Kawase: cantar al amor como remedio a la soledad, con un relato sencillo e ingenuo, pero profundo y sugerente. Y arrollador.

La película tiene bastantes momentos en los que tocas a Dostoyevski. Ese ruso tan presente en el cine de los grandes maestros. Porque los que escriben con pluma o cámara con la tinta y algo del alma del autor ruso pueden producir las mejores medicinas contra la tristeza de un mundo cansado.

Son prodigiosas las interpretaciones, que permiten que la película arda sin llamaradas, caldeando el gélido ambiente que se describe y que por desgracia es muy común en nuestros días. Todos hemos sentido las emociones y los sabores del amargo Sentaro, de la dulce Tokue, de la confusa y agridulce adolescente Wakana.

Kawase (Aguas tranquilas) es muy inteligente en su manera de desarrollar la historia: logra una de esas películas donde se está muy a gusto. La admiración de Kawase ante lo que cuenta, su capacidad de asombro, es fundamental. Se trata de una directora enamorada de la vida, enamorada de las reservas de bondad que quedan en el interior de muchas personas.

Ella lo vivió en su infancia (abandonada por sus padres fue criada por su tía abuela) y la manera en que inyecta su propia experiencia en la historia para convertirla en algo personal que se comparte, es hermosa. Mucho.

Compartir
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual. Escritor

No hay comentarios