5×2. Cinco veces dos: Dejar morir el ¿amor?

En 5×2. Cinco veces dos François Ozon (París, 1967) expone las causas que llevan a la ruptura de una pareja joven compuesta por Marion y Gilles. Para ello selecciona cinco momentos de la vida de ese matrimonio, que serían importantes en la puesta en común de cualquier pareja normal (ésta, por supuesto, no lo es) y donde se acentúan la escasez de amor, la mentira, la falta de respeto y de compromiso desde el principio de la película.

Esa falta de escrúpulos y de todo, empieza y termina con un par de incómodas «violaciones» consentidas que el director de Swimming pool y 8 mujeres no duda en mostrar en todo su esplendor.

- Anuncio -

La relación entre Marion y Gilles es en todo momento fría, distante, desapasionada… y para contribuir a tanta indiferencia, Ozon lo subraya con una banda sonora repleta de entrañables clásicos italianos como Una lacrima sul viso o Mi sono innamorato di te y la música original de Philippe Rombi.

Buscando un poco de suspense (porque viendo el principio ya se puede intuir el final), el director se decantó por contar la historia desde que esa pareja rompe hasta el momento en el que se «enamoraron», es decir, en un flash back de cinco historias que en el fondo cuentan los mismos hechos.

Ficha Técnica

  • País: Francia (5×2. Cinq fois deux, 2004)
  • Ryorick Le Saux
  • Monica Coleman
  • Philippe Rombi
  • Vértigo
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Reseña
s
Alberto Fijo
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor