Abraham Lincoln: Cazador de vampiros | Hachazos presidenciales

Abraham Lincoln: Cazador de vampiros | Leer los créditos de esta película y echarse a temblar eran una misma cosa. El director ruso de las pachangueras Guardianes de la noche (luego, del día), de la flojísima Wanted… El guionista de la que probablemente sea la peor película de Tim Burton, Sombras tenebrosas, convirtiendo a Lincoln en un caza vampiros con el dinero de Burton, productor de la cosa.

Más allá de descalificaciones poco razonadas y en algún caso incongruentes (y por eso mismo injustas) hay que reconocer que la película es un entretenimiento efectivo y hay cierto ingenio en un guión que, a su manera, respeta la figura histórica del protagonista con habilidad. Se huye de la parodia pura y dura, para hacer otra vez lo que se viene haciendo desde hace siglos: remezclar tradiciones narrativas, mitos y leyendas, arrimando el ascua a la sardina que se va a comer el espectador (lleva 84 millones, 38 en USA; costó 70).

Bien interpretada, sin pretensiones, espectacular, la película pensada para público juvenil aficionado al cine de acción y a la cosa de los colmillos y los vampiros, funciona mucho mejor de lo que cabría esperar. ¿Es una fantasmada? Pues claro. Pero yo las he visto infinitamente peores y mucho más aburridas.

Ficha Técnica

  • Caleb Deschanel
  • William Hoy
  • Henry Jackman
  •  EE.UU. Año: 2012 
  • Fox
  • 105 minutos
  • Adultos
Abraham Lincoln: Vampire Hunter