· Amazing Grace | El resultado es fascinante: vemos las dos sesiones de grabación en directo y la maravillosa voz de Aretha en un ambiente religioso y festivo a la vez.

Amazing Grace | Serendipity significa accidente afortunado

Los días 13 y 14 de enero de 1972 Aretha Franklin dio un concierto de góspel en la iglesia Bautista Misionera New Temple en Watts (Los Angeles) que presidía su padre. Quería hacer un homenaje al lugar donde había comenzado. En la familiar iglesia grabó, durante un oficio religioso, con su equipo interpretando en directo, el que sería su álbum más vendido, Amazing Grace.

Lo que aprendimos mucho después es que el proyecto era doble, Warner Bros realizó -al menos intentó- una grabación de dicho concierto, el responsable fue Sidney Pollack (Memorias de África), que había iniciado su carrera en televisión (El fugitivo), acababa de conseguir un exitazo con Danzad, danzad, malditos, y estaba ultimando Las aventuras de Jeremiah Jonson.

Nunca había grabado un concierto, y menos uno de estas características: la iglesia es pequeña, está llena de feligreses, y están además los equipos de grabación de sonido, los focos y el equipo de Pollack. El director dio a su personal algunas instrucciones y mucha libertad (dentro de su muy limitado margen de maniobra) y al final salieron veinte horas de grabación de una frescura, espontaneidad y calidad asombrosas. Pero, por alguna razón, no utilizó claquetas y resultó imposible sincronizar imagen y sonido. El proyecto fue abandonado.

En 2007, poco antes de la muerte de Pollack, el productor musical Alan Elliott retomó el proyecto, tuvo que superar diversas dificultades técnicas (conseguir la ansiada sincronización) y legales (llegar a un acuerdo con Aretha Franklin, y después con sus herederos), pero al final logró terminar Amazing Grace.

El resultado es fascinante: vemos las dos sesiones de grabación en directo, la maravillosa voz de Aretha en un ambiente religioso y festivo a la vez, los cámaras de Pollack captan momentos especiales como la emoción de un miembro del coro que no puede contener las lágrimas escuchando a la artista, la del padre de la cantante que la recuerda, de niña, y muchas otras.

No cabe duda de que la tardía aparición de este documento es un regalo y se acerca mucho al cine verité que Sidney Pollack buscó en su momento, sin lograr aprehenderlo. Un afortunado accidente –Serendipity– que nos ha preservado un gran momento de la historia de la música, y nos lo ofrece intacto medio siglo después.

Ficha Técnica

  • Dirección: Alan Elliott, Sydney Pollack
  • Guion: Sydney Pollack, Alan Elliott
  • Montaje: Jeff Buchanan
  • Música: Aretha Franklin
  • Intervenciones: Aretha Franklin, Reverand James Cleveland, C.L. Franklin, Alexander Hamilton, Bernard Purdie, Chuck Rainey, Clara Ward, Mick Jagger, Sydney Pollack, Charlie Watts
  • Duración: 87 min.
  • Público adecuado: +12 años
  • Distribuidora: Caramel
  • EE.UU., 2018
  • Estreno: 4.10.2019
Reseña Panorama
s
Fernando Gil-Delgado
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.