El guerrero sin nombre: Aventura medieval

El guerrero sin nombre, primera película animada de Tornasol Films es una historia épica ambientada en la Edad Media. Mercenario está condenado a vagar sin nombre por un crimen que no ha cometido. Desde entonces trabaja como soldado para distintos clientes buscando la ocasión que le permita reconciliarse con su pasado. Ésta le llega cuando recibe el encargo de custodiar a unos monjes hasta el Gran Desierto. Ellos conocen su secreto y le van a dar la oportunidad de demostrar su inocencia, así como de unirse a su lucha contra el malvado Ágraton, un monje negro que desde su fortaleza de piedra pretende dominar el mundo.

David Iglesias dirige esta coproducción hispano-francesa que combina elementos góticos con otros del cine heroico y fantástico. La cámara se mueve bien, especialmente en las escenas de vuelo, y el departamento de arte ha hecho un buen trabajo con las luces, que inciden correctamente sobre objetos y personajes, donde se deja ver la influencia de la serie animada Batman, ganadora de varios premios Emmy, de gran atractivo estético y pionera en su campo.

La correcta pero nada espectacular animación no salva un guión flojo, con una historia poco original y unos personajes demasiado esquemáticos, con escasa fluidez en sus movimientos y sin apenas profundidad psicológica.

Está prevista una serie de 26 capítulos a partir de la película que se inicia donde termina ésta, y que se desarrolla a través de un doble hilo argumental: la búsqueda de Damaris, la amada de Mercenario, hecha prisionera por Ágraton, y el avance del Imperio del Mal.

Ficha Técnica

  • País: España, 2006
  • Montaje: Nacho Ruiz Capillas
  • Música: Bernard Becker
  • Distribuidora: UIP
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete