El sueño de Ellis (The inmigrant): Otra vez América

La isla de Ellis fue, desde finales del XIX hasta media­dos del XX, el objeto de anhelos y esperanzas de fu­turo de más de veinte millones de inmigrantes. Allí se resolvía su entrada en Estados Unidos o su deporta­ción: a tan solo unos metros de la Estatua de la Libertad.

La visión de la portentosa figura por los viajeros que lle­gaban al puerto de Nueva York, ha sido recogida en ce­luloide muchas veces: América, América (Elia Ka­zan), El Padrino II (Francis Ford Coppola), Érase una vez en América (Sergio Leone), etc.

The inmigrant, en España El sueño de Ellis, de Ja­mes Gray (La otra cara del crimen, La noche es nuestra, Two lovers) también lo hace y con carácter au­tobiográfico. Los abuelos del director entraron a Estados Unidos por esa isla y la historia que quiere contar tiene mucho de sus antepasados polacos.

Ewa, enfermera polaca, desembarca en América tras la I Guerra Mundial. Viaja con su hermana pero ésta es retenida en la isla de Ellis en cuarentena por tuber­cu­losis. Repudiada por los familiares que la esperaban en Estados Unidos, un hombre le ofrece «una salida» alojándola en una casa de citas con la promesa de ofrecerle los medios para reunir dinero y recuperar sana y sal­va a su hermana.

Por su conexión con el momento de crisis e inmigra­ción que vivimos -incluidas las dramáticas situaciones de prostitución, tratadas en la película con contención y exhibicionismo a partes iguales- y por la calidad del re­parto, con Marion Cotillard, Joaquin Phoenix, un ha­bitual de James Gray, y Jeremy Renner a la cabe­za, la película tenía muchos elementos para triunfar en las secciones oficiales de Cannes y Sevilla. Además, la fotografía de Darius Khondji recrea con desolación el ambiente del Lower East Side y tiene corte clásico con predominio de los géneros romántico y drama repletos de sentimientos fuertes y netos como la culpa, el arrepentimiento y el perdón.

Pero la narrativa tiene trampantojos y lagunas; se le ve venir desde el principio, y los personajes están ape­nas bosquejados, son arquetípicos y su evolución es poco creíble. Por eso no ha recibido parabienes de los jurados. Marion Cotillard -que a Gray le recordó a Renée Falconetti en La pasión de Juana de Arco, de Dre­yer– conmueve por su pureza frente al calvario que le toca vivir, pero su inocencia y piedad resultan dema­siado pasivas y lacrimógenas; Joaquin Phoenix es­­tá excesivo, como lastrado por su reciente interpretación en The Master, y Jeremy Renner tiene que ha­cer mucha magia para equilibrar tanto contraste.

En definitiva, la película promete mucho pero no aca­ba de levantar el vuelo y su resultado es fallido y de­cepcionante.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Darius Khondji 
  • Montaje: John Axelrad, Kayla Emter
  • Música: Christopher Spelman 
  • Distribuidora: Vértigo Films 
  • Duración: 117 min 
  • Público adecuado: +18 años (XD)
  • Estreno en España: 27.6.2014

EE.UU., 2013. 

Reseña Panorama
w
Cristina Abad
Periodista. Máster en Guion, Narrativa y Creatividad Audiovisual por la Universidad de Sevilla