No basta una vida: Exceso lacrimal

No basta una vida | Con una década en la dirección a sus espaldas, el italo-turco Ferzan Ozpetek (Hamam, el baño turco, El hada ignorante) regresa en su sexto largometraje a su tema predilecto: reivindicar la homosexualidad. Los personajes de su última película son un grupo de amigos -algunos gays- de lo más variopinto, entre los que se encuentran intelectuales, jubilados, banqueros o una especialista en pronosticar el horóscopo. La repentina muerte de uno de ellos afectará profundamente al resto, especialmente a Davide, su pareja sentimental. Después de la tragedia, todos ellos se replantearán su vida, las decisiones que han tomado y el verdadero valor de su amistad.

A Ozpetek se le va la mano propagandística en este filme que recuerda demasiado a Reencuentro (1983), de Lawrence Kasdan. Las escenas dramáticas están demasiado forzadas y los conflictos entre los personajes pierden interés a base de hacerse cada vez más redundantes y menos creíbles.

- Anuncio -

Lo único con lo que vale la pena quedarse de esta cinta menor es con su estupenda dirección de actores, el que ha sido el verdadero punto fuerte del realizador nacido en Estambul a lo largo de su trayectoria. Todos están a buen nivel, especialmente Favino, al que pronto se le podrá ver en la segunda parte de Las crónicas de Narnia.

Ficha Técnica

  • País: Italia (Saturno contro, 2007)
  • Gian Filippo Corticelli
  • Patrizio Marone
  • Giovanni Pellino
  • Vértigo
  • 110 min.
  • Adultos
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete