Harry Potter y la Orden del Fénix: Cambio de rumbo

La quinta entrega de una de las sagas cinematográficas más taquilleras de la historia del cine demandaba un cambio de rumbo para mantener su atractivo, y eso es lo que consiguió David Yates, un director curtido en la industria televisiva británica con una casi nula experiencia en la pantalla grande hasta ese momento, aunque fuera a costa de perder parte del puro entretenimiento y espectacularidad que habían caracterizado a las cuatro películas anteriores sobre el niño mago.

En Harry Potter y la Orden del Fénix desaparecieron los partidos de quidditch, las subtramas infantiloides y la sobreabundancia de criaturas fantásticas. Todo orbitó alrededor del héroe de la historia y su crecimiento personal en preparación al mal al que debería hacer frente en las dos últimas partes, que se estrenaron en 2008 y 2010. Y ésta es precisamente la principal debilidad de la cinta: se nota demasiado que estamos ante una obra de transición, interesante y necesaria, pero con falta de gancho.

- Anuncio -

La historia se retoma desde el mismo punto en el que se dejó: Voldemort, el gran villano del universo creado por J. K. Rowling, ha regresado con la pretensión de recuperar el poder que le convirtiera en uno de los magos más temibles y legendarios. Él único testigo de este hecho es Harry, quien antes de comenzar su quinto año en Hogwarts deberá hacer frente a una campaña de desprestigio orquestada por el Ministerio de la Magia.

Yates no quería tomarse la película como un mero encargo e intentó imponer su propia visión cinematográfica. Para ello pidió rodearse de sus habituales colaboradores, el montador Mark Day y el compositor Nicholas Hooper (sin llegar al nivel de John Williams, hace un trabajo mucho más notable que el que hizo Patrick Doyle en El cáliz de fuego), así como de un peso pesado en la dirección de fotografía, como es Slawomir Idziak (Black Hawk derribado, Gattaca), famoso por sus colaboraciones con Kieslowski. El resultado fue un blockbuster más que atípico para aquellos tiempos, oscuro y serio, de ritmo pausado y largos planos, con casi toda la acción concentrada en su último tramo, algo menos habitual para las nuevas generaciones, que en el fondo eran y son los principales destinatarios del producto. Sin duda, hay que aplaudir la valentía del realizador británico.

En el apartado interpretativo destaca por fin Daniel Radcliffe, quien se aprovecha del hecho de que la película gire más que nunca en torno a su personaje para ofrecer registros de actor maduro. Dentro de las caras nuevas está espléndida y divertidísima Imelda Staunton, en el papel de profesora con aires inquisidores, así como Evanna Lynch, una niña algo repipi pero que se come la pantalla cada vez que aparece.

Versión en DVD

Vale la pena destacar los extras de la versión en DVD de Harry Potter y la Orden del Fénix, que incluyen 10 minutos de escenas adicionales. La actriz Natalia Tena conduce un vídeo de 20 minutos sobre el trabajo técnico que hizo posible la película: maquilladores, técnicos de sonido, encargados del catering, efectos especiales, entrenadores de animales, equipo de arte, coreógrafos. «Los secretos ocultos de Harry Potter» es el plato fuerte de esta edición especial, tratándose de un documental narrado por el actor Jason Isaacs (Lucius Malfoy) y cuyo metraje rebasa los 40 minutos.

El tradicional «Cómo se hizo» incluye un recorrido por la la saga con referencias conectadas a las aventuras de Harry Potter en esta entrega. El director David Yates y el montador Mark Day comentan algunos detalles del montaje de la película (el DVD permite que el usuario pruebe a montar una escena).

⇒Todas las películas de Harry Potter

Ficha Técnica

  • Fotografía: Slawomir Idziak
  • Montaje: Mark Day
  • Música: Nicholas Hooper
  • País: Reino Unido (Harry Potter and the Order of the Phoenix), 2007
  • Duración: 133 min.
  • Distribuidora en España: Warner, HBO
  • Público adecuado: +12 años
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete
Reseña
s
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.