La reina Cristina de Suecia: Una hermosa película

La reina Cristina de Suecia, en el trono desde los 5 años, se enamora perdidamente del embajador español ante la Corte de Estocolmo, sin saber ambos quién es el otro.

El georgiano Mamoulian (1897-1987) dirigió a la gran Greta Garbo (1905-1990) en esta hermosa película es­trenada con enorme éxito. Cris­tina de Suecia, en el trono desde los 5 años, se enamora perdidamen­te del em­bajador español ante la cor­te de Es­tocolmo, que viene a presentar las car­tas credenciales. El encuentro en la posada es una de esas se­cuencias di­fíciles de olvidar. El fi­nal, con el ros­tro de la Garbo expuesto a la cámara como si fuera una vela dispues­ta a recoger el vien­to, es pura his­toria del arte que el ci­ne crea de vez en cuando.

La película se acerca a la historia de una reina contemporánea de Feli­pe IV, que hizo muchas cosas nada ha­bituales como recibir lecciones de fi­losofía de Descartes, abdicar y con­vertirse al catolicismo después de establecerse en Roma. La secuencia en la que esa mujer enamorada memori­za los objetos de la habitación donde ha sido tan feliz, o el reencuentro en la cor­te, son inolvidables. La cuidadísima fotografía del fotógrafo preferi­do de Gre­ta, William H. Daniels (ganó el Os­car por La ciudad desnuda, de Jules Dassin, en 1948) es primorosa, con unos primeros planos arrasadores.

Ficha Técnica

  • País: EE.UU. (Queen Christina), 1933
  • Fotografía: William H. Daniels
  • Montaje: Blanche Sewell
  • Música: Herbert Stothart
  • Distribuidora DVD: Warner
  • Duración: 97 min.
  • Público adecuado: +12 años
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Reseña
s
Periodista. Máster en Guion, Narrativa y Creatividad Audiovisual por la Universidad de Sevilla