Entrevista con Jodie Foster sobre la película La isla de Nim

Jodie Foster en La isla de Nim (2008)
Jodie Foster en La isla de Nim (2008)

Entrevista con Jodie Foster sobre la película La isla de Nim

Jodie Foster, protagonista en La isla de Nim: «Mi personaje está en un mundo solitario tratando de reencontrar su yo interior olvidado. He interpretado ese tipo de papel muchas veces en dramas, así que es como si me riera de mí misma como actriz dramática, es genial».

Es una buena película para llevar a sus hijos al cine, mejor que la película de David Fincher que rodó en el pasado.
Sí, de hecho esta es la primera película que he hecho que mis hijos pueden ir a ver al cine. Sólo han visto una película anterior en la que había actuado. También han visto un par de mis películas en DVD.

¿Se ha convertido en un criterio para seleccionar sus proyectos?
Desde luego, quiero decir que ha sido maravilloso hacerles partícipes de esta experiencia. Han venido al plató y han visto en qué trabajo y también han podido conocer este aspecto de mí misma. Por algún motivo, la gente no suele ver ese aspecto de mí.

Parece que siempre se le relaciona con ese tipo de películas oscuras.
Me encanta el drama, es mi género y siempre voy a volver a él. Pero el personaje que interpreto en esta película es interesante, realmente no me di cuenta hasta que empezamos a rodar. Se está enfrentando a sus miedos. Su miedo está saliendo a la superficie; ella está inmersa en un mundo solitario con sus fantasías. Está en un mundo solitario tratando de reencontrar su yo interior olvidado. He interpretado ese tipo de papel muchas veces en dramas, así que es como si me riera de mí misma como actriz dramática, es genial.

¿Disfrutó a ese respecto?
Sí, me encantó. Cuanto más me golpean en la cabeza y parezco ridícula, más feliz soy.

Porque creía que acabaría haciendo una comedia más surrealista. Pero ha sido como un cachete…
Bueno, ya sabes que los cachetes son perfectos para los niños, está bien, lo físico está muy bien. Me encanta la parte física, me encanta correr, me encanta remar en un bote como si lo hubiese hecho antes. No hay muchas experiencias así en nuestras vidas. No me gustaría vivir en Los Angeles del siglo XXI viviendo en el coche y viendo la tele.

¿Este es un proyecto al que quiso unirse?
Sí, esta vez he tenido que llamar a algunas puertas, me gustaba mucho y de veras quería estar en el proyecto, pero los directores siempre han confiado en mí, así que estuvimos en contacto y me lo ofrecieron finalmente.

Es raro pensar que haya tenido que convencer a alguien para que le contrate.
Me encanta convencer a la gente. Y siempre he sabido que tomé la decisión correcta, sobre todo cuando se trata de una película que te importa tanto como para decir: “vaya, un momento, ¿qué pasa conmigo?”. Ha sido así también para El silencio de los corderos o para Acusados. El tener que convencer a alguien es algo divino. Te hace entender lo que realmente es importante para ti.

Su personaje es una escritora que llena su vida con ese héroe fantástico de acción.
Sí, así es. Tiene mucho miedo de salir al exterior, pero se ha inventado todo ese mundo fantástico. Eso no es necesariamente sano, tienes que estar en contacto con lo que eres, no vivir simplemente dentro de tu mundo. El cuerpo es importante y también entender que hay otros lugares y otras personas. Hasta que no lo haga, no podrá ser humana. De la misma forma que Nim no puede ser un humano completo hasta que haya otras personas en su vida, no sólo ella y su padre. Necesita otras personas en su vida, necesita estar con otras personas y tener una especie de comunión. Así que a ambas les falta algo.

Resulta interesante que Jack, el director, les oponga a ambas de esa forma.
Sí, esa es la postura de Jack. Nim es lo que Alexandra Rover habría podido ser si sus circunstancias hubiesen sido diferentes. Y de alguna forma Alexandra es en lo que Nim se hubiera convertido en una situación diferente.

En la película experimenta el afecto de un hombre falso, y no me refiero a Gerard Butler.
Bueno, de hecho tengo a ese hombre falso, Gerard Butler, mucho tiempo a mi alrededor en la película, justo detrás de mi cabeza, con un sombrero puesto.

¿Fue raro tener un jurado imaginario ahí?
Me encanta mi jurado imaginario, lo pasamos genial, él es mi colega y disfrutamos mucho el uno del otro, nos reímos. Es un tipo muy divertido. Me encanta la idea de que interprete a un personaje tan distinto de los héroes de acción que él hace normalmente. Y creo que él también disfrutó haciéndolo.

¿Se sintió incómoda besando a un león marino?
Delicioso, como un pez, pero es raro porque tienen esos bigotes gruesos y afilados, así que tuve que cerrar los ojos y esperar a que el león se me acercase y es difícil, porque si uno de esos bigotes no está en su sitio puede meterse en tu ojo. Es como un puercoespín.

¿Cómo fue su estancia en Australia?
Me encanta Australia, amo a ese país y en cierto modo hay muchas cosas que me recuerdan a los Estados Unidos, especialmente al sur de California, ya sabes, todo el mundo en pantalones cortos, gente bastante atlética… Y también hay un sentimiento de simplicidad con respecto a la vida. Se trata de un país magnífico con junglas y kilómetros y kilómetros de tierras deshabitadas. Es milagroso.

Se parece a una playa maravillosa.
Lo fue. Todos conocéis la Gran Barrera de Coral. No hay nada más bello. Y estábamos en una isla que la mayoría de los australianos conocen, se trata de una reserva de la naturaleza que no está del todo deshabitada. También pude bucear no muy lejos, fue algo maravilloso.

Suena genial. ¿A sus hijos también les gustó?
Les encantó. Les gustó mucho Gold Coast, por supuesto, les encantó. Estaban de vacaciones y jugaron al minigolf, fueron a restaurantes temáticos y cosas así. Estaban alucinados.

La isla de Nim (2008)
La isla de Nim (2008)

Ha actuado desde niña, ¿le recordó Abigail a sí misma en aquella época?
Por supuesto, yo fui una actriz infantil desde los tres años. He trabajado con niños y me reconozco a mí misma en el pasado. Pero ella es diferente. Es mucho más profunda, ella tiene acceso a unas emociones más profundas de lo que yo pude alcanzar cuando era niña. Es alucinante ver actuar a alguien que ha nacido para esto. No creo que fuera mi caso. Me metí en esto porque así salieron las cosas. Realmente creo que ella ha nacido para ser actriz.

Cuando empezó a actuar había pocos niños actores y parece que ahora hay algunos más.
No es que no hubiese muchos niños actores en aquellos días, es que no tenían papeles protagonistas. Estaban en segunda fila, eran ‘la hermana de’ o ‘el hijo de’, y hasta hace unos diez años o incluso cinco o seis la gente no se había dado cuenta de que los niños también podían llevar papeles protagonistas. Eso lo cambió todo, para bien y para mal.

Es cierto, quiero decir que lo malo es bastante obvio. ¿Cuáles fueron los riesgos que alguien como Abigail tuvo que evitar para no seguir el camino de otros?
Bueno, ella ya es mayorcita como para ver qué les pasa a los que siguen esas trayectorias. A ella no va a pasarle nada, tiene una familia estupenda y además está muy centrada y es muy trabajadora, le encanta este trabajo y está donde está por los motivos correctos. Le encanta actuar y siempre formará parte de su vida. Ya sabes que el problema es este mundo y es muy difícil ser adolescente, es más complicado que antes. Mira, a ver qué pasa con esto ahora. Estoy segura de que es otro de esos camiones de reparto.

Obviamente ha reducido su ritmo de trabajo. ¿Qué le ha hecho volver a la gran pantalla?
Un buen guión y un gran director, ahora mismo lo que más me fascina es trabajar con un director que admiro y estar a su lado y decir “vaya, ¿cómo has hecho eso y por qué?”. Quiero aprender de ellos y para mí esa es la parte más emocionante de rodar una película.

Como guionista y directora, ¿está pensando en empezar algún proyecto?
Sí, estoy trabajando en un par de piezas como directora y espero que sea la próxima cosa que haga.

Fuente: Universal Pictures

Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete