· A finales de julio el documental seguía en las salas, aumentando des­de su estreno el número de copias y convirtiéndose en el sleeper del año.

«Sin inventar la rueda, este documental cuenta una gran historia de la mejor manera posible y tie­ne todas las de ganar en la próxima edición de los Os­car». Así comenzaba la entradilla de la crítica de es­ta película en FILA SIETE días antes de su estreno el 22 de febrero de 2013. A finales de julio el documental todavía seguía en las salas, aumentando des­de su estreno el número de copias y convirtiéndose en el sleeper del año.

- Anuncio -

Un sleeper, como ya explicamos (pincha aquí), es una película que llega a la cartelera sin hacer ningún ruido, con un núme­ro limitado de copias y por varias razones comienza a despuntar en la cartelera.

La historia de este documental es de lo más suge­ren­te. A finales de los años 60, un músico fue descubierto en un bar de Detroit por dos productores que se enamoraron de sus melodías y sus letras conmovedoras. Grabaron un álbum que ellos creían que iba a situar al artista como uno de los grandes de su generación, superando incluso al ya exitoso Bob Dy­lan. Sin embargo, el éxito nunca llegó. De hecho, el cantante desapareció en medio de rumores sobre su suicidio encima del escenario.

Mientras la figura del artista se perdía en el olvi­do, una grabación pirata encontrada en la Sudáfrica del apartheid se fue convirtiendo en un fenómeno, tan­to que consiguió ser uno de los himnos de la lu­cha contra el propio apartheid

Pero, ¿qué fue de la vida del cantante? Ya en los 90, dos fans sudafricanos se empeñan en averiguar qué pasó realmente con su héroe. Su investigación los ha llevado hasta una historia extraordinaria, has­ta el mito de “Rodríguez”. Y hasta aquí se puede con­tar.

Cuando se estrenó en España, justo antes de la ce­remonia de los Oscar, fue con 15 copias. Recaudó po­co más de 15.000 euros el fin de semana del estreno. El que obtuviera el galardón y que los que fue­ran hablaran maravillas de la película ha conseguido que a 30 de junio de 2013 haya multiplicado su recaudación por más de 44 veces, llegando a superar los 665.000 €. A pesar de estar ya disponible en DVD y Blu-Ray desde mayo, la taquilla sigue respondiendo y lo más probable es que aguante en sa­las hasta septiembre.

El pasado 9 de julio, Rodríguez celebró un concierto en Barcelona y abarrotó la plaza del Pueblo Es­pañol. Más de 5.000 personas vibraron con las can­ciones que forman parte de la banda sonora de la película.

El caso de este filme es muy sorprendente ya que se trata de un documental, eso sí montado como si fue­ra casi una película de suspense, sobre un perso­na­je totalmente desconocido y escrito y dirigido por Ma­lik Bendjelloul, un sueco que hasta la fecha ha­bía dirigido series para la TV escandinava y rea­li­za­do documentales musicales para la televisión sueca.

Cansado de lo que hacía, Bendjelloul lo dejó todo pa­ra viajar por el mundo y en Latinoamérica descu­brir a Sugar Man. Nada podía hacer pensar que este do­cumental fuera a recaudar casi 10 millones de dólares en todo el mundo.

Después del año tan pavoroso que lleva la taquilla española (un 15% menos de ingresos que el año pa­sado por estas fechas), encontrar una historia co­mo Sugar Man no deja de ser un estímulo para los que quieren el cine de verdad y están cansados de que solo las superproducciones americanas levanten un poco el ánimo de la industria.

En esta película se busca y se termina encontran­do no solo a un personaje interesante, sino una manera inteligente de hacer cine y venderlo.

Tono Irisarri